Detrás de una gran marca siempre hay un pionero, y en este caso se trata de King Liu, el fundador y presidente de Giant. Gran amante de la bicicleta, Liu se empeñó en convertir Taiwán en un paraíso ciclista e hizo todo lo posible. Tras crear Giant en 1972, fundó la Cycling Life-Style Foundation, para hablar con el Gobierno del país y encontrar las fórmulas para que se pudiera promocionar el ciclismo y el uso de la bicicleta.

En 2000, este entendimiento fue a más e incluso el fundador de Giant era uno de los asesores principales del presidente de Taiwán, Ma Ying-Jeou. Se promocionó el uso de la bici, se adaptaron las carreteras, se crearon tiendas de alquiler de bicis, se construyeron carriles bicis a orillas de los ríos Tamsui y Xindian, en Taipei.

Pero el espaldarazo definitivo al uso de la bici en Taiwán llegó cuando el propio King Liu empezó a montar en bici para reivindicar los beneficios de su uso. Fue a raíz de la película Island Etude (2006), en la que un joven viaja alrededor de la isla de Formosa en bici.

 

Liu quedó tan fascinado con esta historia que decidió, con 73 años, recorrer más de 900 kilómetros alrededor de la isla. Fue un acontecimiento único y Liu se convirtió en un héroe tras este viaje. Después, en 2009, recorrió a golpe de pedal la distancia de 1.668 kilómetros que separa Beijing de Shanghai en la República Popular China, para fomentar el uso de la bici; en 2010 hizo un viaje de más de 500 kilómetros en Holanda para llamar la atención sobre el medio ambiente y en 2012 hizo otro viaje en Japón de 264 kilómetros.

Todos estas aventuras, todas estas reivindicaciones, dan una idea del carácter particular del fundador de Giant, un pionero cuya única voluntad siempre ha sido “acercar las bicicletas a las personas y mostrarles los beneficios de su uso”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.