El titular de este artículo bien podría ser el de una película de ficción novelada, cuyo protagonista es el afable Kohei Yamamoto, el primer biker asiático en competir en la élite mundial del MTB.

Tiene gancho, ¿no? Podría llevarse al cine de la mano de Jon Turteltaub, el mismo que en Cool Runnings nos narraba la historia verídica de la participación del equipo jamaiquino de bobsleigh en los Juegos Olímpicos de Invierno de Calgary ‘88”. Qué mérito, pensadlo bien. El mismo que aquí en España llega a la élite del kendo o el judo. Héroes en un país narcotizado por el fútbol.

¿Quién es Kohei?

Yamamoto esboza el primer soplo de vida un día de agosto de 1985. Pasa su infancia en el distrito de Hokkaido en Tokachi. A mediana edad empieza a dar sus primeros pasos en bici junto a su hermano. Su anhelo va a más y ya en secundaria empieza a destacar y a ganar en algunas pruebas de la serie japonesa.

En 2003 fue seleccionado para representar a su país en el Campeonato Mundial Júnior. Es aquí cuando en su cabeza emana la idea de, algún día, ser capaz de participar en un campeonato mundial y dedicarse profesionalmente al MTB.

Kohei se forma para ello y prepara su objetivo. Se gradúa en la Universidad Internacional de Naturaleza y Actividad al aire libre en la escuela agraria de Hokkaido. Genial titulación que me pregunto si podríamos implantar en nuestro país (y enseguida dejo de preguntármelo).

Durante tres provechosos años se forma profesionalmente como biker, donde adquiere conocimientos como mecánico, sobre nutrición y dieta, meteorología, inglés y fisioterapia. Después de su graduación se enrola en su primer equipo profesional con el Bridgestone Cycle.

Las ‘big brands’ se fijan en él

Kohei ve como todo el trabajo tiene su recompensa y, después de destacar y llevarse importantes victorias en Asia, llega la llamada de Specialized.

Si hasta ese momento ser un biker japonés era todo un hándicap, a partir de sus logros su nacionalidad se torna en una gran baza, una ventaja estratégica, el de ser el mejor biker asiático, el mejor representante de un continente enorme con un montón de clientes potenciales.

Su valor estratégico-comercial se multiplica. Gracias a ello, aun sin cosechar importantes resultados en la Copa del Mundo, su objetivo siempre fue estar entre los diez primeros y se enrola en equipos del pedigrí del Specialized Factory Team, el Trek Facttory o recientemente en el BH SR Suntour KMC.

En la actualidad compite en el Dream Seeker Racing Team con el apoyo de algunas de las marcas que le han seguido en los últimos años. De hecho, lo hemos podido ver disputando las pruebas de la Copa del Mundo a lomos de una espectacular Specialized Epic S-Works con el objetivo de realizar un gran papel en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde ejercerá de anfitrión, además de firmar su tercera participación en los juegos.

Desde aquí, estas líneas dedicadas a un corredor que desde siempre nos ha despertado simpatía más allá de sus resultados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.