Impresionante lo que ha cambiado el mountain bike en los últimos cinco años. Parece mentira que hasta hace tan poco sólo habláramos de una sola medida de rueda… Las 26” han pasado del total poder en todos los segmentos a casi estar condenadas a desaparecer… ¿Aguantará la Race Action 26”?

En KTM lo han tenido muy claro a la hora de optar por una gama que comparta nombre, precio y equipamiento, pero con diferente diámetro de rueda. El cuadro, salvando las medidas de rueda y geometría, es idéntico en los tres modelos. Aluminio de la serie 6061 de triple conificado con unas soldaduras muy suavizadas para que la transición entre tubos sea lo más suave posible.

Sin duda, estamos acostumbrados a las 26”, por medida de rueda, por geometría y por sensaciones

Presenta un acabado mate con muy buena calidad y guiado de cables totalmente externo, pero por debajo de los tubos diagonal y horizontal. El cuadro mantiene todo el espíritu clásico de un cuadro de aluminio, pero aporta soluciones tecnológicas que proporcionan un valor extra.

Siempre que comparamos bicis sale lo mejor y lo peor de las mismas. Una prueba individual puede que resulte muy positiva, aunque la bici tenga aspectos negativos, las conclusiones siempre son más positivas.

Sin embargo, al comparar, coges la referencia de la primera bici que has probado y la comparas con el resto. Y ahí es donde las virtudes y los defectos se notan sobremanera. La Race Action 26” es el modelo que menos sorprende de los tres. Es al que estamos acostumbrados por medida de rueda, por geometría y por sensaciones.

Tubo de dirección conificado, eje de pedalier Press Fit, anclaje para frenos trasero postmount, eje trasero pasante 142x12mm y puntera direct mount de Shimano para el cambio trasero. Sí, estamos ante un cuadro de aluminio con unos estándares de calidad muy altos. Al fin y al cabo, con tanta predominancia del carbono, si no ofreces este tipo de acabados, muy poca gente se planteará volver al metal…

Cómo va

La Action es compacta, bastante ligera para ser de aluminio y se mueve muy bien y con mucha rapidez en todos los terrenos. La posición de conducción, aun con un largo tubo horizontal, que es más corto que en los otros dos modelos (con la misma potencia de 90 mm), es cómodo, pero un manillar extremadamente estrecho, de tan sólo 620 mm, hace que en cuanto a manejabilidad y maniobrabilidad sean un poco más nerviosas e impredecibles de lo que deberían.

A favor tiene que en zonas muy técnicas y estrechas en las que necesitas mucha viveza de reacciones, la Race Action se mueve como pez en el agua. La transmisión de pedalada es muy directa y la rigidez del cuadro también, sobre todo en la trasera, muy bien trabajado con el eje x12 y el anclaje directo de cambio. Sin compararla, la 26” no nos muestra ningún punto muy débil. Veremos después.

Grandes valores
La Race Action 26” presenta tres puntos fuertes. El primero, el cuadro. Sí, aluminio, pero de gran calidad, con muy buenos acabados y todos los detalles tecnológicos. El segundo, el equipamiento. XT completo en la transmisión, con triple plato, cambio Shadow Plus y frenos también XT. El tercero, la horquilla. Fox Float 26” con CTD y mando remoto.

El tema es que si el equipamiento es practicamente idéntico en las tres y tan sólo hay diferencias geométricas y de diámetro de rueda, ¿cómo vas a saber cuál es la mejor elección?

A FAVOR

  • Calidad del equipamiento
  • Funcionamiento de horquilla FOX
  • Manejabilidad y rapidez de reacciones
  • Peso

EN CONTRA

  • Estabilidad bajando
  • Nerviosa de reacciones
  • Tracción justa

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.