Si al principio te comentaba cómo han cambiado las cosas respecto a hace unos años, cuando sólo hablábamos de 26 pulgadas de rueda, ahora las 29” están tan integradas, que muchos se han olvidado de las 26” para siempre. ¿Será ésta, de las tres, la KTM que marque la pauta?

Evidentemente, y tal y como nos pasaba en la 27,5” con respecto a la 26”, en el Race Action de 29 pulgadas el cuadro sufre el estiramiento oportuno para albergar las ruedas de 29”. Manteniendo los mismos acabados y detalles técnicos que los otros dos modelos, el Action 29” destaca porque a pesar de tener unas medidas mayores que los otros modelos, no son excesivamente exageradas, sobre todo si lo comparamos con el de 650B.

KTM se ha esforzado en que el aumento de rueda no significara un cuadro excesivamente grande y descompensado

El pedalier, por ejemplo, tan sólo sube un milímetro más hasta los 307, las vainas pasan de 435 a 440 mm, mientras que la distancia entre ejes sólo crece un par de milímetros en comparación con el modelo 650B. Esto quiere decir que KTM se ha esforzado en que el aumento de diámetro de rueda no significara un cuadro excesivamente grande y descompensado que se hiciera muy pesado y difícil de manejar. Esta compensación tan sólo ha afectado al ángulo de dirección, que, a diferencia de los otros dos modelos, se ha verticalizado un poco hasta los 71,5°.

Algo curioso que comentaremos más tarde en las conclusiones es el hecho de que los tubos de dirección de los tres modelos sean de la misma longitud: 120 mm. No es lo habitual, y mucho menos una medida tan larga en una 29”.

Cómo va

Si bien antes te contaba que la Race Action 26” no sorprende por el hecho de ser la medida de siempre, con la 29” nos pasa algo muy parecido. En los últimos cinco años no hemos parado de subirnos a ellas, con lo que las primeras sensaciones extrañas han dejado de serlo, para sentirnos tan cómodos o más que en una 26”. Y aquí está el tema. La Race Action 29” es quizá el modelo más lógico de los tres para una rígida de cross country. Tenemos una posición racing –para los menos acostumbrados, quizá demasiado estirada–, una potencia que podemos invertir, ángulos verticales y todas las ventajas que ofrecen las 29”: inercia, tracción, estabilidad y facilidad de paso por zonas técnicas. Si bien la 27,5” mejora en todos estos campos con respecto a la 26”, con la 29” ocurre lo mismo con respecto a la 27,5”. Tan sólo podemos criticar lo que se critica habitualmente en las 29er, que no es más que una maniobrabilidad más lenta en determinadas zonas técnicas y una menor agilidad a la hora de lanzar la bici y lograr cierta inercia y cadencia de pedaleo. Esto es algo que si te mueves en zonas muy técnicas y reviradas puedes llegar a notar; sin embargo, si ruedas por pistas anchas y poco técnicas, no notarás ninguna carencia en la 29”. Todo ventajas.

En el modelo de 29”, KTM ha tenido en cuenta poner unos neumáticos un poco más estrechos (2,1”) para ahorrar un poco de peso y darle una mejor movilidad a la bici, mientras que el resto del equipamiento se mantiene igual que en la 26”, horquilla FOX incluida. Sin cambios en transmisión. Potencia, manillar, longitud de bielas y desarrollos, igual que en la 650B. Parece que a mayor medida, mayor rendimiento, ¿no? No dejes de leer las conclusiones, que esto no termina aquí…

A FAVOR

  • Calidad del equipamiento
  • Estabilidad, tracción y confort
  • Sensación general de aplomo

EN CONTRA

  • Maniobrabilidad un poco lenta
  • Posición demasiado racing
  • Peso

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.