Hasta ahora, las dos opciones a la hora de elegir un diámetro de rueda estaban claramente diferenciadas. Sin embargo, el 27,5” ha llegado tan rápido y es tan cercano al 26”, que es difícil justificarlo al 100 %. ¿O no?

Si quisiera, podría copiar y pegar el texto sobre el cuadro que he escrito en el modelo de 26 pulgadas y añadir un 27,5” al final para describir este modelo. Sí, el 650B, como lo denomina KTM, es completamente igual que el 26”.

Mismas caracterísiticas técnicas, mismos acabados y tan sólo diferencias en las medidas y geometría. Hasta los ángulos de dirección y sillín son iguales. Digamos que todo ha crecido proporcionalmente. Unas vainas más largas, ahora de 435 mm, un tubo superior más largo (14 mm más), una distancia entre ejes mayor y una altura de pedalier 6 mm más alta que en el modelo de 26 pulgadas. Además de ello, contamos con una horquilla específica para 27,5”, la RockShox Revelation, que cuenta con bloqueo remoto desde el manillar, tipo Pushloc, y eje de 15 mm como en los otros dos modelos.

24 mm más de diámetro que la de 26” hacen que el comportamiento cambie de forma radical

¿Más diferencias con la 26”? Sí, algún detalle más. El primero, el manillar. Ahora sí tenemos un manillar acorde, de 720 mm, que para muchos será demasiado ancho, pero una vez que te acostumbras es más correcto que el de 620 mm de la 26”. Otro de los detalles es que los discos de freno son ahora los dos de 180 mm de diámetro. En la de 26”, el trasero era de 160 mm. En mi opinión, los dos de 160 mm serían suficientes. El de 180 delantero tiene un tacto demasiado seco, que va bien en la de 29”, pero es demasiado para la de 26” y 27,5”. El resto es todo igual, hasta los desarrollos del triple plato.

Cómo va

El tema es que a pesar de todas las coincidencias en equipamiento, la 27,5” está bastante lejos en comportamiento de la 26”. Primero empezamos por la horquilla. Pasar de FOX a RockShox te da una menor sensibilidad de uso, además de no disponer de CTD. En RockShox, o va abierto, o bloqueado. Por suerte, el mando de bloqueo funcionó sin problema.

La posición es muy similar, pero quizá demasiado estirada. Me explico. La talla 19 que probamos equivale a una 48 cm de tubo de sillín. En teoría está más cerca de la L que de la M. Si mides sobre 1,76 cm, la notarás quizá un poco larga si no estás acostumbrado a bicis de rally. Aun así, el tallaje es pequeño, aun con el tubo horizontal largo, y la 19 está más cerca de la M que de la L. En otras palabras, tallan pequeño, pero el tubo horizontal es largo.

Lo curioso del tema es que la pequeña diferencia de tamaño de rueda (24 mm más de diámetro que la de 26”) hace que el comportamiento cambie de forma radical. Con la 650B tenemos mucha más tracción a la hora de subir.

En la 26” tenemos que buscar mucho el equilibrio sobre el sillín para que no patine la rueda. Tenemos más estabilidad bajando, no sólo por la distancia entre ejes, sino por el mayor apoyo de rueda. Tenemos más confort, simplemente por el mayor diámetro de rueda (con el mismo ancho de neumático). Y una mayor inercia. No se nota tanto como en las 29”, pero ahí está.

Sí, todo son mejoras, y además se sigue manteniendo la misma rapidez de reacciones y gran maniobrabilidad en zonas técnicas. Como veis, unos argumentos demoledores para la 26” en comparación con la 650B. El tema ahora es ver si las dos son vencidas por la 29” o cada una tiene su terreno.

A FAVOR

  • Calidad del equipamiento
  • Estabilidad, tracción y confort
  • Polivalencia de uso

EN CONTRA

  • Sensibilidad de la horquilla
  • Tubo horizontal demasiado largo
  • Peso

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.