En un comunicado enviado a los medios, la Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP) ha querido agradecer la gestión de los diferentes grupos políticos por aceptar la mayoría de las peticiones de #PorUnaLeyJusta. Este es el comunicado oficial por la ACP:

En relación con la Proposición de Ley Orgánica de modificación de la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre del Código Penal en materia de imprudencia en la conducción de vehículos a motor o ciclomotor y sanción del abandono del lugar del accidente, queremos comunicaros lo siguiente:

La Asociación de Ciclistas Profesionales desea agradecer vivamente la implicación que han tenido los grupos parlamentarios que han llegado a un acuerdo para lograr un texto muy satisfactorio cuyo objetivo es disminuir la siniestralidad vial de los colectivos vulnerables como es el nuestro, el de los ciclistas.

El acuerdo obtenido en la Comisión de Justicia el Congreso que será elevado al Pleno del Congreso mañana para su definitiva aprobación mejora la situación de indefensión que sufrían el 90 % de los accidentados debido a que desde 2015 resultaba conducta impune cuando un conductor infringía una norma de tráfico y causaba lesiones que necesitaban tratamiento médico o quirúrgico cuando esas lesiones no resultaban invalidantes. Hasta ahora la dinámica de los tribunales consistía en archivar cualquier accidente que no fuera causado bajo la influencia del alcohol y/o las drogas, o mediando conducción especialmente temeraria, por lo quelas víctimas tenían que litigar en vía civil con enorme riesgo económico y desgaste personal. Independientemente del asunto económico, el mensaje que se trasladaba a la sociedad con este diabólico sistema era que no existía ninguna responsabilidad real para el causante del accidente, ni administrativa -por derivarse a una vía muerta- ni penal, porque un juzgado que archivada la causa hacia morir a las pocas semanas el procedimiento.

Gracias a la introducción de la protección a este tipo de lesionados y a la definición de la imprudencia menos grave con una seguridad jurídica absoluta, la principal causa de indefensión de la población y de las víctimas está solucionada.
Por otro lado, esta modificación ha permitido que el delito autónomo de fuga represente que cualquier persona que abandona el lugar de los hechos causando un accidente se enfrentará a una pena de 6 meses a 4 años de prisión en concurso real con el delito de la imprudencia cometida, por lo que en los casos en los que alguien causa la muerte de una persona por imprudencia grave y se fuga se enfrenta a penas superiores a 4 años, lo que da un mensaje a la población de que es mejor quedarse, aunque se vaya con alcohol y drogas tras haber causado un homicidio, que fugarse, porque las penas pueden ampliarse a dos condenas de 4 años de prisión.

Pedimos en todo caso que se pueda mejorar en el Senado el texto para que cualquier persona que, bajo la influencia del alcohol y/o las drogas, cause un solo fallecido, pueda ser objeto de elevación de las penas en un grado, esto es, enfrentarse en vez de al límite de 4 años de prisión que actualmente está en vigencia a pasar a los 6 años de prisión.

En todo caso queremos agradecer exprofeso al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que nos consta haber sido quien ha indicado que se acepte nuestras propuestas, al Grupo Parlamentario Socialista, y especialmente a Pablo Bellido su implicación en conseguir el consenso.

Queremos agradecer a Irene Rivera del grupo de Ciudadanos haber apoyado esta causa a título personal desde el principio implicando a su grupo parlamentario para respaldarla sin fisuras en la fase decisiva de ayer.

Y agradecemos muy especialmente al Grupo Parlamentario Popular en la persona de Pablo Matos, Silvia Valmaña, María Jesús Moro, Óscar Gamazo y Dolors Montserrat que desde un trabajo silencioso y discreto, pero muy eficaz, han sabido ser sensibles a nuestras demandas: por haber impulsado la proposición de ley, por haber encauzado los aspectos no satisfactorios del primer texto, por haber implicado al Fiscal de Sala de Seguridad Vial en un trabajo concienzudo y por haber evolucionado hacia la defensa de los accidentados que engloban a un mayor número de personas, por haber tenido la valentía de introducir el delito autónomo de fuga con unas duras penas y por haber dejado abierta la puerta a elevar las penas en los casos más graves superando el límite actual de los 4 años.

Agradecer al colectivo ciclista su movilización en las redes, a cada una de las personas que nos han apoyado en esta labor de mediación, a Pedro Delgado que ha estado presente en muchas de las reuniones mantenidas y especialmente nunca olvidaremos a Anna González, que ha sido capaz de liderar #PorUnaLeyJusta en beneficio de todas las víctimas.

Va por ti Anna.

ASOCIACIÓN DE CICLISTAS PROFESIONALES

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This