Una vez conocido -más bien intuido, porque no es oficial- el esbozo de la primera semana de la Vuelta a España, desde Asturias llegan noticias que prácticamente definen el dibujo de la segunda, y que prepara un tríptico asturleonés coincidiendo con los días más señalados del Principado antes del último día de descanso que dará comienzo a la semana definitiva. De la que, por cierto, apenas se conoce nada más allá del Monte Oiz y el final en Madrid.

Castilla y León, Galicia y Asturias serán las tres comunidades autónomas por donde pasará la Vuelta en su segunda semana presumiblemente. Será una semana con hasta cuatro finales en alto, algunos de ellos con rampas imposibles, la posibilidad de otros inéditos y finalmente algunos clásicos que regresan tras varios años de ausencia.

Camperona y Lagos

La carrera, según publica El Comercio, llegará a Asturias para salir hacia Castilla y León y regresar al día siguiente. La Camperona será el primero de esos tres finales en alto. Una cima que se ‘descubrió’ hace muy poco pero que desde entonces es prácticamente fija cada año. La primera vez que se subió fue en 2014 y esta será la tercera vez que se aborde en cinco ediciones, ya que también lo fue en 2016. Precisamente allí cogió Nairo Quintana el maillot rojo de líder, quitándoselo a su compatriota Darwin Atapuma. También en 2017 fue etapa reina y decisiva de la Vuelta a Castilla y León.

lagos-aubisque-chris-froome-nairo-quintana-vuelta2016

Nairo, ganando en los Lagos en 2016

Después, al día siguiente, desde Cistierna habrá final en los Lagos de Covadonga. En 2016, de hecho, también se produjo una salida desde el mismo pueblo pero en aquel caso camino del Alto del Naranco, subiéndose a los Lagos el día después. En cualquier caso, no deja de ser una ruta más o menos clásica de la Vuelta. Está por ver qué entra antes de las dos subidas. La última vez, la Camperona fue etapa monopuerto. Veremos qué ocurre en este caso, aunque todo apunta a que habrá alguna dificultad previa. Y los Lagos podrían llevar a su acompañante de siempre, el Fito.

Se apunta que desde Cangas de Onís podría tener lugar la tercera salida asturiana de la carrera, que iría hacia la cima inédita de Les Praeres. Eso todavía está por ver, pues la carretera necesita un buen arreglo para que se pueda acoger allí toda la infraestructura de la Vuelta. Sin embargo, a Unipublic le gusta la idea de descubrir una subida en lo que viene siendo la tónica de los últimos años desde que está Guillén al frente.

Desde Salamanca  

La Covatilla será uno de esos finales que regresan a la Vuelta. Una cima que llevaba años sin escalarse y en un terreno donde se pueden meter más puertos para hacer alguna etapa realmente complicada. Después de un día de descanso, Zamora tendría una salida de etapa –suenan Mombuey o la capital zamorana como posibles sedes- que luego se adentrará en tierras gallegas.

La Ribeira Sacra –también se llegó allí en 2016- recibirá la visita de la serpiente multicolor en Luintra. Y habrá después otra salida por la zona con destino a la provincia de A Coruña, desde donde ya sí la carrera se trasladaría hasta Asturias para cerrar la segunda semana. Queda ya poco más de un mes para salir totalmente de dudas, el 13 de enero en Estepona. Y no hay noticias del ‘fin de fiesta’ ni de la contrarreloj… aunque suena Andorra con fuerza.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This