Era difícil imaginar un final mejor para una carrera como el Giro de Italia sub23, a la que desde estas líneas se le ha prestado la atención que merece una prueba que aportará a los mejores ciclistas del futuro. La contrarreloj que debía definir la prueba, con más de 20 kilómetros de longitud y un muro final del 18% de pendiente, se ha organizado con un sistema novedoso que tiene pros y algún contra.

Consiste en que los mejores clasificados de la general no han salido, como siempre, por orden inverso. Al revés, lo han hecho según estuviesen en su posición real en la clasificación… y con el tiempo exacto que le llevasen a su seguidor. Es decir, que el líder ha salido medio minuto antes que el segundo clasificado -con referencia visual- en lugar de hacerlo por detrás.

Pero el ruso Vlasov, que se había hecho con la ‘maglia’ en el sector matinal por una caída del colombiano Alejandro Osorio, ha defendido muy bien la prenda y se ha terminado llevando la carrera. Pero lo más emocionante ha sido ver al australiano Robert Stannard pasar, al mismo tiempo, al propio Osorio y a Stevie Williams.

giro-italia-sub23-2018-podio-final

Foto: Giro de Italia sub23

Stannard ha ganado la etapa con 29’35”, pero en los metros finales le ha pasado Joao Almeida, portugués del Hagens Berman Axeon, que ha llegado a su altura ya en el muro hacia meta, a 200 metros de acabar. Mark Donovan ha terminado cuarto tras ser rebasado por ambos. Y Stevie Williams ha acabado la contrarreloj en pleno sprint con Stevie Williams. Novedosa, emocionante y con un formato en que los corredores saben perfectamente su situación en la general ‘en tiempo real’ ya que la están viendo con sus propios ojos.

¿El contra? Desde aquí, el hecho de que una vez se hubo dirimido el podio lo demás ya perdía un poco de interés. Mantuvo cierta emoción ese sprint Williams-Osorio porque se han estado peleando durante 1o días y al final han llegado igualados a meta. Pero los otros corredores, ya sin opciones, han ido desfilando hacia meta de forma un tanto anodina. Incluso la posibilidad de que hubiera pelea por la etapa parecía no tener demasiada importancia. Quizás sea el único ‘fallo’ que se le pueda encontrar a un formato que, en lo demás, parece más vendible que el tradicional.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.