Llegó a Madrid y una de las primeras cosas que hizo fue atender a Solo Bici, después de que tras una recuperación milagrosa de la dura caída en Lernzerheide tomara parte en el Mundial de Cairns, Australia, prueba en la que también se fue al suelo, pero del que se levantó para acabar con oundonor, aunque fuera el 58º.

Éste es el relato del rider de Madison-Saracen Àlex Marín:

“Era una carrera delicada sobre todo después de la caída de Lenzerheide. Dudaba del tema del brazo. No sabía  cómo reaccionaría al hacer dos bajadas seguidas. El primer día de entrenamientos noté que el brazo iba muy bien, la técnica estaba muy bien, lo que me faltaba era el ritmo de carrera y de la competición, la confianza que se tiene cuando estás al 100%. Creo que de esto fue lo que fui justo todo el fin de semana, el querer forzar lo que acabó en caída. Por suerte en el Mundial tienes tres días de entreno en vez de dos. Llegué a la final, donde hice un cambio muy grande. El primer sector me salió muy bien y me crecí. Me notaba  como antes de caer, con confianza, pero me caí por culpa mía al entrar demasiado rápido en un contraperalte. Se me fue de detrás y de delante la bici y por suerte parece que no hay nada roto, sí que es verdad es que tengo dolorido el cuerpo. Tengo la mano con un gran morado y me cuesta apoyar el pie, pero en una semana estará ya curado y podremos continuar.

Contento de acabar la temporada compitiendo y a pensar en la pretemporada. Ahora, a descansar un poco y volver en un mes más o menos para preparar la siguiente con más ganas y fuerza; valorando oo que hemos hecho bien en ésta y llevándonos a la siguiente y lo que no no volver a hacerlo”.

CRÓNICA DE LA CARRERA DH

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.