La Fundación Euskadi ha presentado esta tarde en Bilbao su proyecto 2018, que significa la vuelta al pelotón continental y, por tanto, al profesionalismo de la institución después de 25 años de existencia y tras la desaparición del equipo Euskadi en 2014. Se trata del segundo proyecto vasco en profesionales para este año, junto con el Euskadi-Murias de Segunda División.

Con una plantilla de 12 corredores que incluye a profesionales venidos de Japón como Ricardo García (Kinan), Egoitz Fernández (Ukyo) e incluso uno que ha debutado en el WorldTour –Jon Ander Insausti (Bahrain-Merida)- o un Peio Goikoetxea (AMPO) que tuvo un paso fugaz por el profesionalismo en el Manzana Postobon. La otra parte de la plantilla incluye a corredores salidos de la propia Fundación: Mikel Alonso, López-Cózar, Txomin Juaristi, Marc Buades, Gotzon Martín, Diego López, Ibai Azurmendi y un talento venido del Caja Rural sub23 como Iker Azkarate.

“Tengo miedo, pero también un sueño”

Mikel Landa ha sido el encargado, como no podía ser de otra manera, de cerrar el acto. El corredor de Murguía, ahora en el Movistar Team, tomó el mando de la nave naranja el pasado verano con la intención de regresar al pelotón profesional desde la división continental. Y ahora es una realidad: “No voy a negar que tengo miedo, pero también tengo el sueño de ver a la Fundación en lo más alto”, ha dicho.

Landa ha puesto en valor la importancia histórica de la Fundación para el ciclismo de Euskadi: “Yo crecí soñando que era Iban Mayo o Zubeldia y atacaba a Armstrong. Otros lo hicieron con Laiseka y otros con Igor Antón y Samuel”, ha expresado, y también ha señalado a la afición como pilar para el equipo: “La Fundación también es buscar una ikurriña, una camiseta naranja e ir a los Pirineos con varios amigos para animar a los ciclistas en el Tour”.

Invitados virtuales

El acto ha tenido la presencia de unos cuantos invitados muy especiales: los antiguos integrantes del equipo Euskaltel-Euskadi, desaparecido en 2013. Algunos, especialmente los que siguen en activo, no han podido estar pero han aparecido mandando sus ánimos por medio de vídeo: Igor Antón, Pello Bilbao, los hermanos Izagirre o Markel Irizar entre otros, todos salidos del histórico equipo naranja.

También otras figuras del ciclismo presente y pasado han querido dar sus mejores deseos a esta nueva andadura de la estructura vasca. Desde el vigente campeón del Giro Tom Dumoulin hasta Miguel Indurain, pasando por otros profesionales actuales como Laurens Ten Dam o Michael Matthews y del pasado como Jens Voigt e incluso Lance Armstrong.

Después de tres años de ausencia, la Fundación Euskadi vuelve al pelotón con la ambición de recuperar a la ‘Marea Naranja’ en las carreteras. El primer escalón ya está subido. Ahora falta que el proyecto pueda seguir creciendo como esperan los rectores de la institución para que el naranja regrese a las mejores pruebas del mundo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This