La gran oportunidad de Mikel Landa

Odiado y querido a partes iguales, es el vueltómano español más fiable del momento. Lo es más por las sensaciones que por los resultados. Y es que le falta dar un paso más para acabar en el podio de una grande. Líder único del Bahrain-McLaren, la gran oportunidad de Mikel Landa le ha llegado a sus 30 años y en una temporada excepcional marcada por la pandemia de COVID-19.

“Con el panorama que ha quedado hay que priorizar más aún los objetivos y desde principios de año el equipo y yo hemos trabajado con el objetivo de hacer un buen Tour”, destaca el escalador alavés en una entrevista para El País. Cuarto en 2017, séptimo en 2018 y sexto en 2018, esta campaña le espera una Grande Boucle muy montañosa y con una única contrarreloj en la penúltima etapa y final cuesta arriba en La Planche des Belles Filles, un recorrido que se ajusta a sus características.

Aprendizaje, polémicas y #FreeLanda

Landa recuerda las polémicas por el liderazgo en sus equipos anteriores: “En Astana (2014-15) no podía ser de otra manera porque llegué de la desaparición de Euskaltel y  me sentí muy agradecido”, razona el ciclista vasco, tercero en el Giro 2015 justo por detrás de su compañero Fabio Aru: “Era la primera vez que rendía así en una gran vuelta y nadie confiaba en que pudiese ser así hasta el final. El equipo apostó por Aru desde el principio y ya está. Nunca le he dado más vueltas”.

Un año después cambió la escuadra kazaja por el potente Sky (2016-17), donde nació el #FreeLanda durante el Tour 2017, en el que se quedó a solo un segundo del podio. “Una caída en el Giro me cambió los objetivos. Fui al Tour de rebote, a ayudar a Froome, y resulta que me encontré muy, muy fuerte en la montaña. Yo quería más, pero acepté ir al Tour a ayudar y tenía que cumplir mi palabra”, acepta el alavés, que las dos últimas temporadas fue uno de los protagonistas en el tripartito del Movistar (2018-19).

“Hemos visto que los tripartitos no han sido muy efectivos. Poco más. A pesar de todo lo que haya podido parecer, mi experiencia en el Movistar ha sido muy positiva. Desde un principio sabía dónde iba. Allí ya estaban Nairo (Quintana) y Alejandro (Valverde) cuando yo fui y no me puedo enfadar por eso. Que luego quería ganarme un poco más de confianza y tener mi oportunidad, sí”, zanja Landa, que en el Bahrain-McLaren afronta un nuevo escenario «sin ningún otro líder al lado”.

Froome y la Fundación Euskadi

Excompañero de Froome en el Sky, descarta la llegada del africano blanco al Bahrain-McLaren esta misma temporada tras los rumores sobre su posible salida del INEOS para correr el Tour con otro maillot. “El equipo ya ha negado que esté interesado. Rod (Ellingworth, mánager general) me lo ha dicho personalmente y confían plenamente en mí para hacer el Tour. Las cosas siguen como las teníamos planeadas y por eso estoy tranquilo”, reveló en declaraciones para Cyclingnews.

La gran oportunidad de Mikel Landa contrasta con las malas noticias para el equipo que preside, la Fundación-Euskadi, que no recibió la invitación para participar en la Vuelta a España: “Es una pena, pero trataremos de pasar la temporada lo mejor posible en las carreras que podamos”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.