La historia de Kapitán Pedales: "He publicado unos 54 libros"

Cuando a una persona se la conoce más por su apodo que por su nombre original es que es un referente, tal como sucede con Juanjo Alonso, al que muchos conocemos como Kapitán Pedales.

Amante de la montaña, encontró en la bici de montaña el pasaporte para cumplir sus sueños de explorar mundo, aventuras que inmortalizó en cerca de 60 libros. Él y su obra son un referente.

Fuiste y eres un referente para muchos, pero ¿cómo surge el apodo de Kapitán Pedales?

Nació cuando mandé mi primer reportaje de la vuelta al mundo para que se publicara. Surgió la pregunta de cómo había que firmarlo y, al final, se decidió que Kapitán Pedales.

Hoy en día abundan los aventureros, pero en tu momento fuiste un pionero, ¿cuál fue la ruta?

Salí de casa, Madrid, y fui hacia Oriente, Asia, Australia, Canadá, hice toda América hasta Tierra de Fuego y vuelta a Argentina. De Argentina a Nigeria, hasta Marruecos, Argelia y para casa; algo menos de tres años, de 1990 a 1993.

¿Cómo fueron tus inicios en bici?

La afición de la bici viene por la afición que tenía a la montaña. A mí me aficionó la bici de montaña cuando apareció en los años ochenta. Para mí era una herramienta más para hacer montaña. Nunca he tenido bici de carretera, pero digamos que el primer punto que me llamó la atención es que veía que me podía ir por las pistas y caminos, además de ampliar las opciones de hacer montaña. De repente podía ir por pistas enormes y se me abrió un mundo nuevo que fue la afición al cicloturismo, a los viajes en bici, a los raids y a competir.

Tras el descubrimiento de la bici de montaña pasaron diez años hasta la primera vuelta al mundo.

Sí, empecé en 1990, fue muy intenso. De repente empezaba a montar en bici y al mismo tiempo que hacía cordilleras, me decía que quería ir unos días a los Pirineos. Así surgió mi afición a la bici. Vivía al día para hacer montaña y no pensaba en otra cosa.

La bici fue por lo que dices un amor a primera vista.

Había acabado el bachiller, que fue donde dejé los estudios. Mi objetivo en esa época con 20 años era el montañismo, viajar y conseguir un poco de dinero para viajar. Estar en Picos de Europa o bajar al Atlas con los amigos. La bici me canabalizó hacia los grandes viajes, que siguen siendo una parte de mi vida. Ahora es diferente, antes era yo solo, y ahora tengo familia, dos hijas –una de 17 y la otra de 19 años.

¿Han seguido tus pasos?

Hacen montaña, pero a la bici no le han cogido afición.

¿Te consideras un pionero de los de antes, de verdad?

(pausa) Sí, porque en aquella época éramos muy poquitos. La bici de montaña llegó de improvisto y aquí no se conocía. Yo no le quitaba el transportín a la bici ni cuando competía en el Gran Premio Coronas y en el Campeonato de España, que recuerdo que fue en Manzanares de Real. Aquí éramos muy pocos los que viajábamos. En cuanto al mountain bike, en los años noventa enseguida impactó. Fue un boom terrible y en cinco años abrías una cuenta en el banco y te regalaban una bici. Pero a nivel de viajar, no había nadie, de poner las alforjas e irte a los Alpes, al Atlas, que me gustaba mucho, con montañas interminables y todo salvaje.

No parabas entonces y no paras ahora.

He estado en Sudamérica, Norteamérica, en el Atlas 7 o 8 veces, por Europa, 3 o 4 veces los Alpes… Hubo un momento que hice muchos viajes. Cuando me casé tenía más tiempo, y ahora que tengo una mayor estabilidad desde hace siete años, hago dos viajes fuera de España. Ahora he venido de Argentina, he estado en los Andes un mes y voy a volver a Etiopía.

Unas aventuras que has inmortalizado en revistas y sobre todo en libros, ¿cuántos has publicado?

Unos 54 libros. Primero fue por la necesidad de que me podía buscar la vida con esto y sacarme un dinero, ¡y me pagaban los artículos!, y para mí que vivía con lo justo… La primera guía fue la del Camino de Santiago, en 1993. Como era una época que no existía Internet y todo se comunicaba a través de las guías, digamos que pillé un buen momento. La vuelta al mundo me popularizó y empecé a publicar guías con Desnivel, ya fueran de viaje, senderismo o de bici.

¿Sigues compaginando tus aventuras con tu trabajo?

Mi principal ocupación es la comunicación. Colaboro en Motorpress y ahora sobre todo en Oxigeno, más cosas de outdoor. También hubo una época en la que hice raids de aventura. Fui a la Patagonia, a raids internacionales… hasta que el cuerpo aguantara. Ahora tengo 59 años y para esas palizas ya no estoy; pero he tocado todos los deporte de montaña.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.