Finalmente, el equipo Sky se ha ‘salvado de la quema’. No hay cargos contra ellos por el caso del sospechoso paquete de 2011 que se estaba investigando por parte de la Agencia Antidopaje del Reino Unido. El caso, que llegó incluso al Parlamento, se cierra de forma satisfactoria para Dave Brailsford y su todopoderosa estructura, que ve alejarse la sombra de la sospecha.

La Agencia ha cerrado finalmente la investigación ante la “imposibilidad de establecer el contenido del paquete” que se trasladó al bus de Sky en el Dauphiné de 2011, y que el propio Brailsford llegó a decir que contenía ‘fluimucil’, un medicamento que sirve para expulsar la mucosidad de los catarros. Después de un año y más de 37 interrogados, el proceso se cierra sin la certeza de lo que había en el paquete.

En un comunicado, la UKAD ha señalado la ausencia de cargos: “No se deriva ningún cargo de esta investigación, y todas las partes han sido convenientemente informadas. El caso queda cerrado a menos que vean la luz nuevas pruebas materiales desconocidas”, expresa la institución de forma pública.

 “Caza de brujas”

Las reacciones no se han hecho esperar, y la más contundente ha sido la del propio Bradley Wiggins. El que fuese ganador del Tour 2012 ha definido la operación como una “maliciosa caza de brujas” y asegura que tanto él como su familia han “vivido un infierno” durante este tiempo en un extenso y duro comunicado. Además, sir Wiggins desliza que incluso podría tomar acciones legales por los daños causados a su imagen.

dave-brailsford-bradley-wiggins-chris-froome

Wiggins, subiendo La Toussuire en el Dauphiné 2011

 

Por otra parte, el ex ciclista y que ahora buscará ser olímpico en remo en Tokyo 2020 ha dado la bienvenida a la resolución de la investigación: “No ha habido violación alguna del reglamento antidopaje, así que celebro que no haya cargos. Todo este tiempo ha sido un infierno para mí y mi familia, por tantas insidias y especulaciones que se han vertido. Sólo ahora puedo romper mi silencio”, ha comentado.

Finalmente, Wiggins ha dicho que ser acusado de dopaje es lo peor “para cualquier deportista”, y mucho más si no hay “una base sólida” que justifique dicha acusación. Por último ha agradecido a la gente que se mantuvo junto a él cuando le sobrevolaba “esa negra nube” y ha pedido a la UKAD que “revele la naturaleza” del testimonio que dio lugar a la investigación ya que se trata de un asunto “de interés público”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This