660, 698 y 736 milímetros son los diámetros de las ruedas de 26, 27’5 y 29 pulgadas, respectivamente. Sí, hablamos de tan sólo unos cuantos milímetros que están revolucionando una industria que llevaba más de 30 años abonada a las 26 pulgadas. ¿Qué pasa, que ya no sirve la ‘rueda pequeña’?…

En marzo de 2012, el corredor suizo de Scott Nino Schurter ganó la primera prueba de la Copa del Mundo de XC sobre un modelo de 27’5 pulgadas. El martes siguiente, marcas como WTB estaban enviando a sus distribuidores miles de llantas en esta medida. Independientemente de si Nino fue o no más rápido debido a llevar esta medida de rueda, la cosa es que esta valiente acción por parte de Scott desembocó en un aluvión de noticias futuras sobre dicha medida.

Un mes más tarde, y con el equipo de Solo Bici desembarcando en California con motivo del Sea Otter, el 650b, como les gusta llamarlo a los gringos, estaba presente en casi todas las carpas de fabricantes de componentes. Magura, DT Swiss, Hayes-Manitou, Syncros, RockShox, Fox… Septiembre y el Eurobike alemán nos revelaron que en apenas unos meses el 27’5” se situaba como una alternativa a la que todos habían prestado atención, para no quedarse fuera, como pasó con los que pasaron de las 29. ¿Habían hecho las bicis en 6 meses? Ni mucho menos.

Desarrollar en condiciones una nueva medida lleva años. De hecho, las 27’5” o 650b no es algo que haya nacido de un día para otro. Marcas como Jamis, Haro o KHS llevan años con modelos de esta medida en el mercado americano. Manitou, WTB, Sun Ringlé o White Brothers son algunos de los pioneros que desde 2007 han ido trabajando en componentes en esta medida. ¿Qué quiere decir esto? Pues, por un lado, que la medida no era nueva y, por otro, que la eclosión global de las 29er hacia el año 2010 dejó de lado los posibles experimentos y centró el interés en alimentar el negocio con esta nueva medida, que, como hemos comprobado, lo ha revolucionado todo. Pero no nos llevemos a engaño. El aterrizaje en la temporada 2013 de la medida 27’5” no va a desplazar a las 29er. Pero… ¿y si desplaza a las 26”?

La industria decide

Si la llegada de las 29 pulgadas puso de acuerdo más o menos a todos los fabricantes, que con mayor o menor rapidez se adaptaron a la medida, las 27’5” no han llegado y vencido a la primera. Es tan fácil como mirar el catálogo 2013 de algunas de las marcas punteras para saber que la industria no mira en la misma dirección en este caso. Scott elimina de su catálogo las Genius de 26 pulgadas y para 2013 tendrá Genius 700 (27’5”) y Genius 900 (29”). En Cannondale no hay ni rastro de modelos en 27’5”. Lo mismo que pasa en Trek y Specialized, que apoyan a fondo las 29” y las 26”. En Europa, Cube y Ghost apuestan por las 27’5”, Canyon no, y en el caso de las firmas nacionales, tan sólo BH y Massi se han mostrado receptivas a incorporar modelos de esta medida en 2013.

27’5”: El equilibrio

Sí, sé que muchos de vosotros estáis pensando que si todavía no habéis probado una 29er, ¿qué sentido tiene esta nueva medida? No os falta razón. La teoría es muy sencilla. Una 27’5” es mejor que un modelo de 26” en diferentes aspectos, como en la mejora de tracción y paso sobre los obstáculos. Con respecto a las 29”, son más divertidas, más manejables y también más ligeras. Tienen sentido, ya que a partir de 140 mm de recorrido trasero es muy complicado geométricamente hacer un sistema de suspensión con rueda de 29”. Si valoramos pros y contras de las tres medidas, la 27’5” es la más equilibrada, con lo que tiene mucho sentido. ¿Algo en contra? La rapidez de reacciones en zonas muy técnicas y lentas es menor que en una 26” -cuesta un poco más de lanzar-, mientras que la respuesta a la frenada es ligeramente inferior, debido a la mayor inercia, y el peso sube ligeramente. Y en cuanto a las 29”, las 27’5” tienen menos inercia una vez lanzadas y menor tracción.

La duda de las 26 pulgadas

La realidad de contar con tres medidas diferentes se está convirtiendo en un problema para las marcas a la hora de concretar las gamas. De este modo, nos encontramos modelos rígidos de cross country en las tres medidas y modelos de trail y all mountain de entre 130 y 150 mm de recorrido en las tres medidas. Por ahora, sólo encontramos 26 pulgadas cuando el recorrido sobrepasa los 150 mm. ¿Qué quiero decir con esto? Que la aparición de las 27’5” no quiere decir que vayan a ocupar sólo un segmento determinado.

Realmente, y por capacidad geométrica a la hora de diseñar las bicis, podemos hacer en 27’5” todas las gamas, desde el cross country más puro hasta el descenso más agresivo. Lo mismo pasa con las 26”, pero no así con las 29”, que hasta 130-140 mm de recorrido son geniales pero de ahí para arriba no son factibles geométricamente por ahora, y digo por ahora porque marcas como Specialized ya tienen rodando por ahí su flamante Enduro de 29 pulgadas y 150 mm de recorrido… El tema es que si las 27’5 mejoran prácticamente en todos los aspectos a las 26” y, por otro lado, las 29 tienen una enorme polivalencia y son más cómodas y estables a la hora de rodar que las 26”, ¿qué sentido tienen las 26” en el mercado, cuando hasta hace apenas tres años eran la única e inamovible medida constitucional para el mountain bike?

Fotos: S. Romero

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.