Y es que, aunque mucho usuarios sigan sin ver las ventajas de una rueda de 29, especialmente en sus versiones de largo recorrido (a pesar de ni siquiera haberlas probado), nosotros estamos convencidos de que este tipo de bicis tiene un lugar en el mercado, siempre que den con su comprador correcto.
Evidentemente, aunque las geometrías de las 29 hayan avanzado y se hayan refinado hasta límites insospechados hace unos años, las ruedas grandes siguen manteniendo la idiosincracia que la física les impone. Mayor rodadura, avance sobre obstáculos, etc., pero al mismo tiempo una menor agilidad, que hace que cueste más moverlas por espacios pequeños y curvas cerradas.
El santo grial de las marcas, en este pequeño rincón del sector, ha sido encontrar una combinación de medidas, geometría y cinemática que anule parcialmente todos esos inconvenientes, y que podamos disfrutar únicamente de las ventajas de la 29.
Eso nunca va a ocurrir totalmente, porque las leyes de la física siguen ahí, pero os podemos asegurar que vamos por buen camino. La máxima tracción y absorción posible sobre dos ruedas.

Rojo diablo y negro nocturno
Desde lejos podría incluso albergar la duda. ¿Está el cuadro de la nueva Niner WFO 9 realizado en carbono o en aluminio? Porque el proceso de aeroformado que Niner emplea en la WFO 9 permite crear una serie de formas y curvas en el cuadro que le otorgan una estética muy próxima a los cuadros de carbono de curvas sinuosas tan de moda últimamente. Pero el proceso no se lleva a cabo por razones estéticas, sino que permite maximizar los espesores y rigideces
de cada zona del cuadro para gestionar los distintos requerimientos que tiene cada zona. Con un peso razonable de unos 3.300 gramos con amortiguador, el cuadro de la WFO 9 dispone de todas las tecnologías y detalles para montar tu bici de enduro definitiva, con 150 mm de recorrido trasero.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.