Ganar el Tour de Francia es un hito en la vida de cualquier ciclista. Faltaría más. Es la prueba más importante del mundo. A finales de junio, Geraint Thomas era un ciclista muy valioso. Un gran gregario de lujo que sumaba 18 victorias en el palmarés, capaz de aprovechar sus oportunidades cuando se las daban y que, por desgracia, se había estrellado varias veces en las grandes vueltas pese a tener calidad para poder, al menos, estar arriba.

Iba segundo en el Giro cuando se estrelló contra una moto subiendo al Blockhaus, en 2017. Dos meses después se caía, yendo segundo también en la general, bajando el Mont du Chat. En 2015 era quinto cuando Barguil lo arrolló bajando el Col de Mansé y lo mandó terraplén abajo. Toda aquella historia de desgracias pasó a la historia para dar paso a un ciclista ganador. General del Tour y dos etapas, a los 32 años. Así ha cambiado la vida del galés.

La atención

Ya no es un corredor más. Ahora es el centro de todas las miradas del mundo del ciclismo. Cada paso que dé se va a seguir, para lo bueno y para lo malo. Todos los organizadores lo van a buscar para que participe en sus carreras, y ahora será él quien deba tener cuidado a la hora de realizar la planificación.

El primer caso de este cambio ya se está dando. El galés tenía prevista en su calendario la Vuelta a España. Al principio del Tour se especuló con la posibilidad de que Chris Froome hiciese las tres grandes. Ahora Unipublic quiere tener al vencedor de la Grande Boucle en Málaga. Sería el tercer año consecutivo. Pero Thomas ya no lo tiene tan claro. Quedan todavía tres semanas y media.

El caché

Otra cosa que también ha cambiado para Thomas, relacionado con lo anterior, es el caché a la hora de acudir a según qué citas. Por ejemplo, mientras medita si estar o no en la Vuelta, sí que se ha sumado al circuito de criteriums que tienen lugar después del Tour, y donde nadie va gratis. Por ejemplo, el Het Nieuwsblad belga ha informado que los organizadores de estas pruebas festivas habrían pagado unos 60.000 euros por la presencia de Peter Sagan, que es el ciclista mejor pagado del mundo.

geraint-thomas-tour-francia-2018-etapa20

Foto: ASO

Thomas ha ganado algo más de 550.000 euros en el pasado Tour de Francia en premios, aunque normalmente ese dinero suele ir a una bolsa común del equipo -depende también del acuerdo de cada ciclista-, y esta semana tenía dos apariciones en los Países Bajos.

El contrato

Y aunque se ha quedado para el último lugar, es probablemente lo más importante. El galés acaba contrato este año con el Team Sky, y ya no es un ciclista cualquiera. La situación también ha cambiado, hasta el punto de que en mayo la opción más factible era que se marchase para ser líder de equipo en otro lugar. Y precisamente jefes de filas es lo que muchas escuadras WorldTour buscan.

A día de hoy, Thomas ya dice que «no es imposible» que se vaya, pero que se ve más tiempo en Sky «con un salario más alto». Y Brailsford ya ha respondido que para el equipo «no es ningún problema pagar bien a quien rinde bien». Entre los equipos interesados, según la prensa especializada internacional, se encontraba el Trek-Segafredo. Pero un Tour lo cambia todo. Tengamos en cuenta que Froome gana algo más de cuatro millones de euros. Sin embargo, es difícil que Thomas pueda llegar a esas cifras porque va a firmar con 32 años. Pronto se sabrá más.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This