El Tour Colombia 2.1 ya está en marcha y, de momento, lo más sorprendente es que el EF Education First se llevó ayer la victoria en la etapa inaugural, una contrarreloj por equipos de 14,4 kilómetros en la ciudad de Medellín. ¿Y por qué es sorprendente? Principalmente porque en liza estaban formaciones como Deceuninck-Quick Step o Team Sky, consumadas especialistas en la disciplina y a las que dejó por detrás.

Nos tendríamos que remontar muy atrás en el tiempo hasta ver una CRE en la que el equipo dirigido por Jonathan Vaughters fuese el más rápido. Concretamente, hasta el año 2012. Fue en el Tour de Utah, carrera cuyo nivel podría ser homologable a la ronda colombiana, y en aquella época tenían un equipo plagado de rodadores con gente como Zabriskie, Vandevelde, Tom Danielson o David Millar. El equipo, alguno lo recordará, se llamaba Garmin-Barracuda y también ganó la crono del Giro de Italia de aquel año. Con Ryder Hesjedal de jefe de filas y a la postre vencedor de la carrera.

Pues casi siete años más tarde, y costando trabajo encontrar en las últimas temporadas un Top10 en la disciplina por parte del equipo, ahora llegan y ganan en Colombia frente a algunos de los mejores. Baste decir que, en los últimos años, Movistar Team solía estar por delante de ellos y esta vez se dejaron más de tres segundos por kilómetro. ¿Por qué? Vamos a verlo.

Para empezar, es cierto que la plantilla del conjunto norteamericano se ha hecho rica en rodadores: Nathan Brown, Alex Howes y sobre todo Taylor Phinney son buenos ‘galgos’ contra el reloj. Eso evidentemente cuenta. También que Rigoberto Urán se conociera el terreno al milímetro es fundamental. No hay más que ver que el Medellín entró a sólo 40 segundos siendo un continental sin grandes rodadores. Le metió casi un minuto al Manzana Postobon, equipo de categoría superior y con gente más apta para ese terreno en principio.

Pero sobre todo, lo que más importancia tuvo fue sostener bien a alguien que estaba tan fuerte que, de haber sido por él, habría soltado de rueda a todos sus compañeros. Daniel Martínez, que se proclamó campeón de Colombia contrarreloj individual el día 1 de este mismo mes, estuvo a punto de soltar al resto de hombres de su equipo. Pero Taylor Phinney se encargó de hacer que sus energías fuesen efectivas para todo el equipo. La fórmula, relevos más largos pero un poco más lentos, de forma que el resto de compañeros no tuviesen que hacer sobreesfuerzos para alcanzarlo, lo que limitaría los relevos posteriores.

“Tuvimos que gritarle varias veces para que aflojara, pero con los ánimos de la afición no nos oía. Perdimos a dos compañeros y yo me puse justo detrás de él, pero está muy fuerte. Le dije que levantase un poco el pie y diese el relevo más largo para mantenernos más o menos en un ritmo regular”, dijo Phinney. Finalmente salió bien. Ahora falta esperar para ver si esto es simplemente un hecho puntual o una tendencia y el EF Education First se va a meter en la terna de equipos que pelearán por las cronos colectivas. Veremos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.