Se tiende a pensar que el deporte, sus valores y el espíritu de un mundo global unido por la práctica deportiva –en este caso del ciclismo- puede derribar todas las barreras existentes para que personas de entornos, lugares y culturas diferentes convivan en armonía. Pero a veces la realidad se impone, y ese ha sido el caso del turco Ahmet Orken, que ha pedido la rescisión de contrato con el equipo Israel Cycling Academy.

Los motivos alegados lo dejan todo bien a las claras: se marcha del equipo por el clima de tensión política que se vive en Oriente Medio. Corta trayectoria la de un fichaje que era realmente un símbolo de que la paz era más importante que la procedencia de cada uno, al menos en este deporte. Más ahora que el equipo israelí va a llevar en su indumentaria el logo del Peres Center for Peace, del ex presidente del país hebreo, Simon Peres, como parte de una colaboración para difundir el mensaje de paz entre culturas y pueblos.

El mensaje de Trump

El origen de esta decisión está en los mensajes del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, hace unos días en Jerusalén. La escalada de tensión que ha provocado en la zona ha provocado una presión, dice el corredor, sobre él y su familia. Hasta entonces, su actividad dentro del equipo era completamente normal, habiendo asistido a la primera concentración de la escuadra israelí.

ahmet-orken-israel

Foto: Veloimages

Por medio de un comunicado, el corredor ha agradecido el trato dispensado por el equipo y asegurado que no tiene nada que ver con ellos. De hecho, según se informaba en el portal Zikloland el propio manager Ran Margaliot ha estado en Konya, la ciudad natal de Orken, para tratar de convencerlo de que siga en el equipo. Sin embargo, finalmente le ha podido la presión. Orken había firmado por dos temporadas con la escuadra israelí, que aspira a correr el Giro 2018.

“Una situación extrema”

El corredor afirma en el comunicado que tanto su madre como su hermano se han visto comprometidos “en una situación extrema” tras la escalada de tensión en la zona: “Agradezco haber llegado al profesionalismo, pero antes que ciclista soy un hijo y un hermano dedicado”. Nada de esto tiene que ver con el equipo, al que ha agradecido su trato y del que, asegura, alentará el proyecto “tanto desde dentro como fuera del ciclismo”.

Orken ha conseguido cinco victorias en este 2017: dos etapas en el Tour de Quinghai Lake, el Campeonato de Turquía en ruta y, una etapa del Tour de Serbia y una prueba de la Challenge de la Marche Verte, en Marruecos. Es el ciclista con más presente y futuro de Turquía a día de hoy y a sus 24 años ya ha sido cuatro veces campeón nacional. Su futuro ahora se vuelve incierto, aunque el Torku Sekerspor en el que ha corrido todos estos años seguramente tenga un hueco para él.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This