Se van acabando las presentaciones de recorridos a falta de que mañana la Vuelta a España eche prácticamente el cierre entre las grandes carreras. Hoy le ha tocado el turno a una de las grandes de marzo: la Tirreno-Adriatico. Una prueba, la ‘Carrera entre dos mares’, que se ha decidido por presentar un recorrido que ellos mismos han denominado como “clásico”.

De hecho, precisamente Tirreno es una prueba que aunque trate de innovar en algunos aspectos, también mantiene casi siempre una estructura muy similar en sus recorridos. Con siete etapas, la cuarta será la jornada reina con llegada en Sasso Tetto, un puerto de unos 11 kilómetros al 6,5% de pendiente media. Por lo demás, se mantendrán las dos contrarrelojs típicas de la carrera: una crono por equipos inicial en Lido di Camaiore y la final en San Benedetto del Tronto.

 tirreno-adriatico-2018-etapa-4

La jornada de Sasso Tetto, con 219 kilómetros

En este caso, además, la colectiva de Lido volverá a crear diferencias: serán 21,5 kilómetros de recorrido por lo que entre los favoritos pueden crearse huecos. La primera oportunidad para los que salgan peor parados de resarcirse será la tercera jornada en Trevi, en un muro final con porcentajes cercanos al 15%. Lo demás, tres llegadas aptas para sprinters.

Nibali vs Quintana

Normalmente, Tirreno-Adriatico suele ser el primer gran banco de pruebas entre los ‘gallos’ del pelotón, que después se encontrarán de nuevo y al máximo de sus facultades físicas en el Giro o el Tour. Esta vez será para el Tour, y se verán las caras Vincenzo Nibali y Nairo Quintana como cabezas de cartel de una edición que a buen seguro sumará muchas más figuras.

Ambos tienen dos victorias generales en esta carrera, por lo que ahora puede ser buena oportunidad para deshacer la igualada. Ambos están lejos del recordman de la prueba: Roger De Vlaeminck se hizo con un total de seis triunfos absolutos en la carrera transalpina y 15 etapas. Inalcanzable de momento para todos los demás. Movistar ha demostrado ser más fuerte que Bahrain-Merida en crono por equipos, pero es cierto que la escuadra bahreiní tiene margen de mejora en ese aspecto. Por lo demás, habrá que esperar a ver qué Nairo nos encontramos. De momento, es el vencedor el año pasado.

Homenaje

Como casi todo el mundo ciclista, la Tirreno también rendirá un homenaje a Michele Scarponi, y lo hará plantando una línea de meta en Filottrano. Será en la quinta etapa, justo después de la jornada reina. Probablemente se llegará al sprint aunque la parte final es ligeramente ascendente. RCS, organizadora del Giro entre otras muchas pruebas, quiere así honrar la memoria del carismático corredor tristemente atropellado en abril del pasado año.

Así pues, una carrera más que define su recorrido. En pocos días a RCS le tocará también dejar claras sus invitaciones tanto al Giro como a Tirreno, Tour de los Alpes y Lombardia. Si en el Tour hubo dilema, a buen seguro que esto no va a ser menos polémico. Es uno de los efectos colaterales del crecimiento de equipos en estos tres últimos años: más demanda para la misma cantidad de plazas. Aunque por otra parte, bendito problema.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This