Es una guerra larga. Varios años llevan diversos colectivos, entre ellos el Movimiento por un Ciclismo Creíble (MPCC) tratando de que la UCI prohíba el uso del Tramadol por parte de los ciclistas. Y no sin batallar, lo han conseguido. Pero antes de nada, para los despistados, habrá que explicar qué es el Tramadol.

Y básicamente se trata de un analgésico, pero no como el paracetamol. El tramadol es un opioide que, además de generar una fuerte adicción, causa un estado de somnolencia acusado. Esa es una de las razones que esgrime la UCI para prohibirlo. Esa sensación de sueño y la pérdida de reflejos, así como déficits de atención, aumenta exponencialmente el riesgo de accidentes en carrera.

De momento, eso sí, los castigos no van a ser ni mucho menos tan serios como los que se pueden imponer en un positivo por EPO, por poner un ejemplo. En una primera infracción por uso de tramadol, se dejará el castigo en multa económica de unos 12.000 francos suizos. La reincidencia se castigaría con una suspensión de hasta cinco meses y una nueva condena se iría ya hasta los nueve. Todo esto, claro, hablando de sanciones máximas.

Por ahora, la Agencia Mundial Antidopaje no lo ha incluido en su lista de sustancias prohibidas, aunque consideran que la medida es «lógica» y la ven «muy positiva». Además, considera que aunque el Tramadol está disponible bajo prescripción médica, también es «fácilmente accesible» a través de internet y eso supone un «riesgo considerable de automedicación descontrolada».

La medida tendrá efecto a partir del 1 de marzo, y los análisis en los que se encuentren trazas de este medicamento pasarán a ser considerados positivo. Un paso más en esa lucha contra el dopaje que parece no tener fin en este deporte. Aunque, por suerte, parece que los tiempos más convulsos quedaron atrás.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This