El domingo 24 de marzo, Jose Antonio Hermida cruzaba la línea de meta de la última etapa de la Absa Cape Epic junto a su compañero de equipo, Joaquim «Purito» Rodríguez, con un tiempo de 3 horas, 10 minutos y 19 segundos.

Una sonrisa de oreja a oreja se le dibujaba en el rostro, y es que había logrado conquistar la categoría Masters ganando seis de las ocho etapas disputadas, junto a Purito.

Un logro impresionante en una de las pruebas más exigentes del panorama internacional, que trató de disfrutar junto a sus compañeros de equipo mientras seguía en Sudáfrica. Hasta que una llamada truncó el sabor de la gloria.

Hermida había sido informado por el club ciclista de Puigcerdà de que un buen amigo, Ricardo Picazo, había fallecido tras ser embestido de frente, ese mismo domingo, pocas horas después de que cruzase la línea de meta de la Cape Epic, por un todoterreno que invadió el carril contrario de la N-260 en las cercanías de Martinet (Lleida).

En una conversación con El Confidencial poco antes de tomar su vuelo de regreso a casa, Hermida explicó que «la noticia me pilló en un momento de euforia porque justo estaba celebrando con Joaquim la victoria, que era muy importante para nosotros».

Sin embargo, la felicidad pasó a ser tristeza cuando «de repente me llamaron del club y el golpe fue tremendo. Me dejó muy chafado y todo esto ya no me sabe igual«.

Hermida también quiso reflexionar sobre este doloroso suceso en Twitter compartiendo unas pocas palabras para recordar a Picazo, o «Pantani», tal y como le llamaban los compañeros del club.

Pero Hermida tan solo es uno de los muchos afectados por el gran número de atropellos a ciclistas que estamos viviendo últimamente.

Según la DGT, en 2018 un total de 36 ciclistas fallecieron mientras circulaban en bici, y eso sin contar todos aquellos que sobrevivieron, pasando uno de los peores momentos de sus vidas, e incluso algunos con secuelas incurables.

Como la propia acompañante de Picazo durante esa fatídica salida en bici. Afortunadamente, no sufrió ninguna lesión física, sin embargo, el trauma psicológico será muy difícil de sanar.

Según comentan desde su club, ya no quiere volver a montar en bicicleta, algo completamente comprensible teniendo en cuenta el miedo y la imagen que tendrá grabada en su mente de lo sucedido.

En sus declaraciones previas, Hermida también quiso enviar un mensaje de cautela, «tenemos que ser prudentes y evitar cualquier foco de despiste. Los ciclistas también somos conductores, por lo que hemos de ser los primeros en dar ejemplo. Esto lo pido por favor, en la bici no solo va una vida«.

Foto portada: Shaun Roy (Cape Epic)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This