El recorrido de la próxima Vuelta a España 2018 va a ser, un año más, la constatación de que existe un modelo definido por la organización. A partir de ahí, dicho modelo podrá gustar más o menos a los aficionados, pero parece que Unipublic apuesta por él de forma inequívoca. Más de un tercio de la carrera serán finales en alto, habrá una única crono larga y la carrera irá creciendo en dureza a medida que pasen las semanas.

Otra de las características de esta concepción de la carrera es el descubrimiento de nuevas llegadas. Por citar sólo algunas, el Caminito del Rey (2015), la Camperona (2014) –ambas repiten en la próxima edición- o Los Machucos en este 2017 han sido cimas que el profesionalismo ha conocido de la mano de La Vuelta. Y la idea es la misma del principio: a algunos gustará y a otros no. En cualquier caso, este año se apuntan cuatro nuevos puertos. Dos en Andalucía –ya confirmados de forma oficial- y un tercero en Asturias que aún no se ha anunciado públicamente pero cuyo nombre ya corre de boca en boca.

La Alfaguara (Alfacar, Granada)

El primero de los tres en orden cronológico. Llegará en la cuarta etapa de la carrera, después de tres días recorriendo la provincia de Málaga. Saliendo desde la localidad de Vélez, la carrera tiene dos formas de llega al puerto granadino: desde el trillado alto de Ventas de Zafarraya, o si no en el más duro Mirador de la Cabra. Un puerto largo y con buenos porcentajes que puede servir de desgaste.

La Alfaguara es una subida de unos 12 kilómetros -desde la segunda rampa del 10% que se aprecia en el perfil- y, como casi todas las que encuentra la Vuelta para ubicar en la primera semana, se trata de un puerto muy intermitente que combina rampas imposibles con falsos llanos. En el paraje de la Fuente Grande, lugar donde fue fusilado el poeta granadino Federico García Lorca, los porcentajes se asoman al 20%. Llegada mucho más seria que el Caminito.

Pozo Alcón (Tíscar, Jaén)

Tres días después de pasar por Granada, y con una breve salida a la Región de Murcia, la Vuelta a España regresará de nuevo a Andalucía y lo hará con otro final cuesta arriba. En concreto en Pozo Alcón, provincia de Jaén. El puerto se enmarca en un entramado muy montañoso entre las sierras de Cazorla, Sagra y Baza. Terreno más que suficiente para poder montar una buena escabechina antes de la subida final. Aunque la Vuelta no es especialmente amante de ese perfil de carreras.

El puerto en sí no es especialmente duro. Algo más de cinco kilómetros -hasta el letrero de Pozo Alcón, pero se puede subir más y acabar en el Puerto de Tíscar- y pendientes siempre cercanas al 8%, con algunos picos de doble dígito pero sin las cifras que se han podido ver en otras jornadas de la Vuelta. Muy propicia para el perfil de un Alejandro Valverde. La ruta cicloturista de la zona por excelencia incluye también la subida a Los Collados, con rampas más duras, de hasta el 16%.

Les Praeres (Nava, Asturias)

Se perfila como la gran novedad de la Vuelta 2018 dentro de un tríptico entre Asturias y Castilla y León. Les Praeres  será la cima sustituta de Los Machucos, aunque sin las brutalidades del puerto cántabro. Más corto pero, eso sí, siempre por encima del 10%. Son unos cuatro kilómetros de ascenso con máximas que superan el 20%.

Este puerto, en cambio, aún no ha sido anunciado de manera oficial porque la carretera necesita un acondicionamiento especial para que pueda pasar la infraestructura que lleva la Vuelta. Todo apunta a que se podrá hacer y finalmente no habrá problema, pero la organización de momento opta por la prudencia. El 13 de enero será la presentación en Estepona (Málaga).

Monte Oiz (Vizcaya)

Otro final ya conocido es el del Monte Oiz, en País Vasco. Una cima con varios tramos de hormigón y, de nuevo, pendientes especialmente escarpadas. El conocido como Balcón de Bizkaia tiene 14 kilómetros de ascenso desde Iurreta. Los cinco primeros son una pared con kilómetros enteros al 11% y picos del 17. Después, una segunda parte mucho más suave con la dificultad de que el hormigón puede causar estragos con la lluvia.

Los dos kilómetros finales vuelven a ser muy duros, al 12,3 y 11% de media y otra vez elevándose al 17% en las cotas de máxima dureza. Sin duda un puerto que hará mucho daño ya en la última semana. Es a lo que se ha acostumbrado Unipublic y que, a juzgar por las audiencias que acumula cada año, parece funcionarles. Veremos si el día 13 nos encontramos alguna sorpresa más.

Perfil Monte Oiz: Altimetrias.net

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This