La ciudad de Málaga albergará la salida de la Vuelta a España 2018 y, probablemente, también las etapas siguientes. El anuncio se ha hecho oficial esta mañana en un acto donde han estado presentes tanto Javier Guillén, director de la carrera, como las autoridades locales de la capital de la Costa del Sol. De este modo, la ronda española vuelve a salir desde Andalucía, una tónica más o menos habitual en las últimas ediciones.

Y es que ya en 2014 la salida oficial tuvo lugar en Jerez de la Frontera, y en 2015 le tocó el turno a Puerto Banús (Marbella). Tras dos años de parón –en 2016 ni siquiera visitó la región andaluza, este año sí lo hará-, regresa de nuevo. Todavía, eso sí, no está definida la cantidad de etapas que tendrán como sede a la provincia malagueña.

De hecho, todo depende de la dirección que tome la carrera después, y eso es lo que aún no está cerrado. En función de si el sentido de la marcha de la prueba es hacia Cádiz, Córdoba, Sevilla o Granada –las cuatro provincias con las que limita Málaga geográficamente- se terminarán de cerrar los entresijos del recorrido provincial, con número de etapas y localidades de salida y llegada.

Una semana más tarde

Lo que sí está claro es que la carrera se va a ir un poco hacia atrás en el calendario. En concreto una semana para empezar el 25 de agosto. El motivo es la coincidencia con la Feria de Málaga, que termina mañana y cuyo final siempre cuadra en el almanaque con el comienzo de la Vuelta y de la Liga de fútbol.

Puesto que la intención de los rectores locales es promocionar el entramado cultural que ha desarrollado Málaga en las últimas décadas, especialmente su oferta de museos, es altamente probable que recorra las calles más emblemáticas del centro de la ciudad, donde se encuentran estos espacios. Por tanto, no está claro si la contrarreloj será individual o por equipos, pero sí que será una etapa contra el crono y de recorrido muy urbano.

¿Final en alto?

Javier Guillén, que se ha mostrado “realmente encantado” por la salida de la carrera en la capital de la Costa del Sol, aunque no ha querido desvelar si habrá más etapas en suelo malagueño. Pero cuando se le ha preguntado por la posibilidad de incluir alguna jornada de montaña en la provincia, ha respondido que ya ha visto “algunas cosas” y no descarta que haya “un final en alto marca de la casa”.

La última vez que hubo una llegada cuesta arriba en la provincia malagueña fue en 2015 con el Caminito del Rey. Un final que, por cierto, no se descarta tampoco para este año aunque la prioridad es descubrir alguno nuevo. Así pues, la Vuelta 2018 también tendrá sabor a Sur… pero en este caso, al de España.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.