La tercera semana de la Vuelta a España ya tiene el dibujo prácticamente hecho. Todas las piezas del puzzle empiezan a encajar y las sorpresas van siendo cada vez menos de cara al día 13 de enero, cuando tendrá lugar la gala de presentación en Estepona. Desde Cantabria hasta Madrid pasando por Andorra, el pelotón disputará los últimos seis días de competición de la ronda española.

De nuevo, Cantabria volverá a ser protagonista de la carrera. Si el año pasado lo fue con Los Machucos y Santo Toribio –más decisiva la primera que la segunda para la general-, en este caso las tornas van a cambiar completamente. En lugar de montaña, contrarreloj. Y es que según El Diario Montañés, Torrelavega acogería la única crono larga de la edición 2017 que llegaría justo tras la jornada de descanso. Es decir, un calco al recorrido del año pasado.

Y tras la etapa íntegra en los alrededores de la segunda ciudad más grande de la región –que, por cierto, difícilmente será completamente llana teniendo en cuenta la orografía de la zona- habrá una salida en un pueblo cercano que podría ser Santillana del Mar, siempre según el rotativo cántabro de referencia.

Lleida antes de Andorra

La etapa de Santillana terminaría en el imposible Monte Oiz, el ‘Balcón de Bizkaia’, uno de los primeros finales confirmados de la carrera y que iba a ser fin de fiesta pero al final  se ha sumado Andorra. Desde Oiz, traslado más o menos largo hasta Aragón. En algún punto de la provincia de Huesca habrá una salida de etapa que acabará en Lleida, la estación catalana según El Periódico antes de salir hacia Andorra.

Precisamente la ciudad ilerdense haría también las veces de salida en la etapa siguiente, viernes 14 de septiembre y primera con final en el Principado. Después vendría el ansiado atracón final: una etapa “de alta montaña y espectacular”, según el propio Gobierno andorrano. Veremos si con final en alto –todo apunta a ello– o una meta en descenso en la capital del Principado.

Desde ahí, otro traslado largo hasta Madrid para el paseo, brindis y podio final. En este caso, la Vuelta va a reducir considerablemente los traslados en coche entre etapas, puesto que las localidades de llegada y salida están ubicadas relativamente cerca en la gran mayoría de días. El hecho de que haya cuatro etapas en la misma provincia –y una no muy extensa como Málaga- es un alivio tras una edición 2017 donde, al empezar en Nimes y recorrer toda la Península, los trasbordos se fueron de las manos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This