Nueve días de competición le han valido a Mikel Landa para sumar su primera victoria con el maillot celeste del Movistar Team. Y lo ha hecho en la etapa reina de una Tirreno-Adriatico donde estaban todos los mejores. Froome, Nibali, Geraint Thomas, Fabio Aru, Bardet, Dumoulin… a todos les ha ganado. Bueno, menos a éste último, que se ha tenido que ir para casa totalmente magullado tras una caída, aunque por suerte sin fracturas.

Además ha ganado sabiendo que era el más fuerte. No por inteligencia o sentido táctico. No, este no es el caso. Landa ha esperado a que los que iban delante se madurasen un poco, y eso que no eran cojos: Miguel Ángel López, Fabio Aru, Rafal Majka y Ben Hermans. Cuando el alavés ha querido, ha acelerado del grupo de favoritos donde, por cierto, Froome empezaba a quedarse cortado y se ha pegado a ellos.

Después, ha resuelto la etapa de forma magistral. En el último kilómetro Aru probó primero, y Landa se soldó a la rueda de Rafal Majka que salió tras él como un resorte. Después fue Bennett el que lo intentó, y de nuevo el de Murguía se enganchó detrás. Midió distancias –como su compañero Valverde cada vez que va sobrado- y lanzó una arrancada seca que soltó de rueda a todos. Primera victoria con Movistar y primera llamada a la puerta.

“Esperé el momento”

Después, el propio corredor vasco explicó su táctica de carrera una vez cruzó la meta. Consideró que el ataque de Miguel Ángel López era demasiado prematuro: “Atacó lejos de meta y todavía había mucha gente en el grupo. Además Sky tenía aún a varios corredores así que decidí esperar el momento”. Y eso hizo.

Además, la suerte se ha aliado con el vasco a la vez que le ha vuelto la cara a Geraint Thomas. El galés ha sufrido una avería a dos kilómetros de meta, con todas las hostilidades deasatadas y Landa ya por delante. Kwiatkowski, también con opciones, no le ha dejado su bicicleta así que se ha tenido que apañar. Por detrás ha llegado Froome, que se ha vaciado tratando de hacer a su compañero entrar en el grupo, sin éxito. No obstante, la general sigue estando bien para Sky, con Kwiatkowski segundo a 1” de Caruso, con Thomas quinto a 26 segundos y una crono por delante.

Mientras tanto, Landa alzaba los brazos en Sassotetto, algo que según él mismo le da “mucha confianza” en este comienzo de temporada: “Estoy en un equipo nuevo y llego en buena forma. Ganar con tus nuevos colores tan pronto siempre da más confianza”, ha explicado. Mikel Landa se siente liberado y sabe que tiene la oportunidad de ser el gran ‘capo’ del Movistar Team si las fuerzas le acompañan. El relevo ya está aquí.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This