“Probablemente Alberto Contador ya no va a ganar el Tour. Pero sí puede decidir quién lo gana”, decía un periodista cuando el madrileño se dejó cuatro minutos entre la subida y la bajada del Mont du Chat, camino de Chambéry, y con ellos prácticamente cualquier opción a la general. Y resulta que ha sido el madrileño, desahuciado de cualquier esperanza ya de ganar la ronda francesa, el que ha convertido una etapa de 100 kilómetros en el mejor día de lo que llevamos de Tour.

Ya había ganas de guerra en el ambiente cuando en la neutralizada varios corredores han estado a punto de adelantar al coche de la organización. Algo se intuía. Pero después de 25 kilómetros de batalla para apuntalar la escapada buena, el campeón pinteño ha lanzado un duro ataque al que ha respondido, al principio con problemas, Mikel Landa. Los dos españoles han hecho camino mientras por detrás Nairo Quintana contraatacaba. Es cierto: los dos, madrileño y colombiano, están –estaban- fuera de la pelea. Pero es difícil encontrar muchos motores que anden más en el pelotón del Tour.

Mikel Landa ha saltado al quinto puesto de la general y ahora es una gran variante para Sky. Nairo y Barguil eran secundados por Kwiatkowski, que una hora después tenía que despegarse de su rueda. Recpueró lo poco que pudo hasta que llegó a su altura el grupo donde venía Chris Froome. El tricampeón que, esta vez sí, ha atacado a Aru y Bardet… sin éxito. Lo hizo en el Mur de Peguere y también en el tramo llano que conducía a la línea de meta porque Rigoberto Urán y Yates se habían marchado por delante. Pero en lo más alto de la general todo sigue exactamente igual.

Nairo se mete en carrera

El que sí vuelve a ser parte de la carrera es Nairo Quintana. Es cierto que sigue octavo, pero ahora sólo le separan 2’07” de Aru. La jornada del domingo será un nuevo test, aunque no se prevén grandes diferencias siempre que el tiempo no haga de las suyas. En la tercera semana, si el colombiano es capaz de darle la vuelta al cuerpo puede tener mucho que decir. A diferencia de los años anteriores, parece que este Tour seguirá la senda de 2016 y las diferencias serán relativamente pequeñas. Pero a poco que haya ganas de ataque, en los Alpes se van a abrir huecos.

warren-barguil-nairo-quintana-alberto-contador

Quintana ha sido hoy segundo por detrás de Warren Barguil, para regocijo de los franceses. El 14 de julio, fiesta nacional en el país vecino, ha ganado un corredor galo. Contador terminaba entrando tercero en meta y Landa ligeramente rezagado. Queda algo más de una semana y todo va muy parejo. Sky tiene muchas variantes con Froome –delante- y Landa en posición de convertirse en una buena segunda espada. Los Pirineos han dejado un escenario distinto, tendente al desequilibrio. Aunque dependerá de las fuerzas que haya.

“Tengo piernas, no tengo galones”

Pese a que Landa y Sky han salido ‘ganadores’ de la etapa –y Barguil, claro-, el gran protagonista ha sido Contador: “Quería romper la carrera, estaba pensando en hacer algo diferente… dar un vuelco”, ha explicado el madrileño. Después, ha dicho que ha tratado de echar una mano a Landa: “Cuando vi que venía le dije que se pusiera a rueda, que tenía la oportunidad de meterse en la pelea por el Tour”, ha comentado. Además, asegura que el equipo Sky no tiene “nada que reprocharle” al corredor vasco.

Landa ha definido la etapa como “muy heavy”, y preguntado por si se ve con fuerzas para pelear por la general del Tour, ha sido rotundo: “Tengo piernas, sí, lo que no tengo son galones. Hemos venido a ganar el Tour con Froome, y yo tengo claro cuál es mi rol”, ha asegurado el ciclista vasco. Quedan nueve días de Tour de Francia, y esto está lejos de haber terminado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This