Juan Manuel Salguero – 36 AÑOS, DE TRISKEL 365, SERVICIO TÉCNICO EN EI:SHOCK
Juan Manuel Salgueiro es uno de los técnicos formados por Lapierre en España específicamente en tecnología ei:Shock. Él fue quien nos dio apoyo en este test con lectores, ajustando y explicando a cada uno de ellos el funcionamiento de la suspensión para que luego en marcha pudieran sacarle el máximo rendimiento en el test y que sus opiniones no se vieran condicionadas. Él veló por los aspectos técnicos de la prueba. Juan Manuel también nos quiso resumir los beneficios que desde su punto de vista este concepto electrónico puede aportarnos: “Muchas veces cuando salimos en bici vamos decidiendo sobre la marcha cuál es la posición más adecuada del amortiguador para el terreno que en ese momento transitamos. Firmeza para el llano, sensibilidad en las bajadas, cuando realmente lo que nos debería preocupar es pedalear y cambiar velocidades. El sistema permite esta despreocupación en las suspensiones y convierte tu conducción en algo mucho más simple, divertido y efectivo.

Víctor Manuel Muñoz – 39 AÑOS, VALLIRANA
En mi caso se ha sumado el que todavía no había tenido la oportunidad de probar una 29er más el test de las suspensiones electrónicas de estas bicis. Después de haber probado las dos Zesty, la verdad es que he de decir que la diferencia es evidente. La que incorpora el sistema ei:Shock tracciona más en las subidas complicadas, pues cuando pasa por zonas accidentadas ella ya se activa automáticamente y se adapta.
Lo mejor de todo es que esto no requiere ni que pienses en ello, la bici trabaja por ti. La bicicleta con suspensiones convencionales, con amortiguador FOX Float con CTD, me ha parecido un poco más firme de suspensiones a pesar de que hemos usado la misma presión de aire. Sin embargo, en las zonas difíciles, si mantenía la posición trail, era menos absorbente que la suspensión electrónica y, por tanto, la bici tenía menos tracción. La comodidad, el hecho de no tener que pensar si tienes que abrir o cerrar el amortiguador, es para mí la ventaja más clara del ei:Schock respecto a una suspensión convencional como la que usamos la mayoría.

Lapierre

José Peinado – 39 AÑOS, BARCELONA
Las salidas que yo hago son más bien de pedalear, sin demasiadas complejidades técnicas, aunque de vez en cuando acabo con los amigos en alguna trialera. Por este motivo, aprecio especialmente que una bici trabaje muy bien a nivel de suspensiones. Durante el test con Solo Bici tuve la sensación de que con el ei:Shock era menos sensible, sin embargo, me di cuenta de que lo configuré en un setting demasiado duro para mí. Modificándolo y optando por uno más sensibles de los cinco posibles, el comportamiento era mucho más confortable y efectivo, gracias a tener más tracción en subidas muy complicadas. Me gusta notar que la bici trabaja y dibuja el terreno mientras pedaleo sentado en ella, y es lo que pude percibir en la zona más accidentada de la subida y luego en los escalones de la bajada del circuito de pruebas. La Zesty sin electrónica también me gustó en general, aunque evidentemente es más incómoda, por el hecho de tener que manipular tú mismo las suspensiones dependiendo del terreno por el que ruedas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This