‘Caprice des dieux’

Una de las bicis que faltaban en la gama de Lapierre era una trail con 120 mm de recorrido delantero y trasero, y qué mejor que presentarla esta temporada aprovechando el nuevo sistema de suspensión trasera Pendbox. Abran paso a la nueva X-Flow, un capricho de dioses terrenales.

Lapierre sorprendió en 2011 con el lanzamiento de un nuevo e innovador sistema de suspensión denominado Pendbox, que dio paso a una exclusiva bicicleta de descenso. Un modelo que ya desde sus inicios consiguió unos resultados sorprendentes en la Copa del Mundo. En 2012, la sorpresa ha vuelto a ser el mismo sistema, que lejos de adaptarse a los modelos de grandes recorridos de la marca, ha dado vida a la nueva trail de 120 mm reales que hasta ahora faltaba en el catálogo. De esta forma, Lapierre ha demostrado que su nueva suspensión fue concebida de modo global, tanto para dar servicio a la bicicleta con más recorrido de la gama como a la que menos.

Teniendo en cuenta la popularidad y el enorme abanico de usuarios que se mantienen fieles a los 120 mm y que estaban esperando esta bicicleta en el catálogo de Lapierre, no es de extrañar el despliegue ofrecido por la marca. La gama de la X-Flow, como así han denominado al nuevo modelo, es lo suficiente amplia para cubrir un amplio abanico de bikers, ya que el usuario encontrará seis modelos distintos, tres con cuadro de aluminio y tres con cuadro en carbono, con unos precios que van desde los 2.033 a los 6.102 euros del modelo 912 que encontrarás en estas páginas.

Cuadro

Aunque el equipamiento de la X-Flow 912 es espectacular de verdad, lo que destaca nada más ver la bici es la elegancia de su cuadro. Una auténtica obra de artesanía que exige ser observada detenidamente por sus grandes y pequeños detalles de gran calidad. Y más si la miramos desde el lado opuesto a los platos, donde veremos parte de las “tripas” del sistema de suspensión Pendbox con sus diversas bieletas. Además, está fabricado íntegramente en carbono, y no sólo el triángulo delantero y el trasero, sino todas y cada una de las bieletas que forman el conjunto del Pendbox. Una maravilla.

Como no podría ser de otra manera en una bici que está entre las mejores de su segmento, para empezar hay que decir que la pipa de dirección es tapered. Asimismo, se aprovecha su diámetro para realizar un refuerzo muy generoso entre la unión de los tubos superior y diagonal que se antoja muy efectivo.

Justamente antes de la unión del tubo superior con el tubo del sillín, el primero se divide en dos, con lo que aquí también ganaremos en rigidez. Y es en la zona de la caja de pedalier, que, dicho sea de paso, es Press Fit, donde encontramos la base y la esencia del sistema Pendbox. Podemos observar que todos y cada uno de los puntos de giro cuentan con rodamientos sellados y unos generosos tornillos que harán que el sistema sea lo más rígido posible.

Ya que el afortunado poseedor de esta bicicleta querrá alargar al máximo la vida y aspecto del cuadro, Lapierre nos obsequia con un agradecido detalle en forma de revestimientos plásticos a modo de protección tanto en la vaina derecha como en la parte inferior del tubo diagonal.

El amortiguador que monta es un FOX Float RP23 Boostvalve de cámara gruesa, para mejorar así la linealidad del sistema. Además, es específico para la bici, tanto por la medida como por el setting elegido, que se ha optimizado al máximo para un perfecto funcionamiento.

Componentes

La horquilla que equipa la X-Flow 912 es una FOX 32 F120 RLC FIT con eje pasante de 15 mm. En ella podremos regular la precarga de aire, el rebote, la compresión en baja velocidad y el umbral de bloqueo. En transmisión contamos con pedalier Shimano XTR de tres platos, igual que en el caso del cambio, desviador y mandos de cambio. Por lo que respecta a las ruedas, tenemos unas excelentes y siempre espectaculares Mavic Crossmax SLR, que vienen acompañadas de un Continental Mountain King delante y un X-King detrás, ambos de 2,20” de anchura y tubeless. En cuanto a los frenos, la X-Flow monta unos Formula R1 con disco delantero de 180 mm y 160 mm en el caso del trasero. Para completar el conjunto, la apuesta en manillar y tija de sillín es por Ritchey y su gama de componentes de carbono, mientras que la potencia es de aluminio.

El sillín es un Fi:zi’k Gobi de lo más exclusivo, ya que sus varillas son de carbono.

En definitiva, un montaje de gama alta que hace que el peso final del conjunto sea de 10,820 kg, muy bueno teniendo en cuenta que estamos hablando de una bici de trail.

Como va

Después de haber probado en su día la primera versión del Pendbox en el modelo DH y habiendo disfrutado de su excelente funcionamiento, faltaba ver cómo respondía en una bici con mucho menos recorrido y una mayor exigencia “pedaleadora”

Inicialmente, sobre la bici nos sentimos a gusto en cuanto a posición se refiere, aunque en marcha notamos enseguida que lo mejor es tirar hacia adelante el máximo posible el sillín, ya que el ángulo de sillín se antoja demasiado retrasado.

Una vez en marcha, vemos que es una bicicleta pensada para hacer kilómetros con el máximo confort posible. Y es que aunque la marca nos diga que es una bici de cross country-maratón de 120 mm de recorrido delante y detrás, por comportamiento y configuración, nosotros la entendemos como una trail todo uso, y así es como responde ante cualquier circunstancia.

A la hora de pedalear cuesta arriba, la verdad es que notamos algo de interferencia en el pedaleo, y no sólo en cuanto a movimiento del amortiguador, pues también se percibe una leve sensación de estiramiento de cadena cuando recibimos algún impacto. En teoría, el sistema Pendbox está pensado para que no exista tal interferencia, aunque realmente, algo sí que notamos, sobre todo en desarrollos con el plato pequeño o el grande con coronas altas, igual que en zonas de subida con impactos de cierta envergadura. Esto hará que tengamos que pedalear con una cadencia que ayude a notar lo menos posible esta interferencia.

A la hora de bajar sí que vemos que realmente absorbe de maravilla en el tramo inicial de recorrido, con una sensibilidad digna de mención. En la parte final se nota que se le ha querido ofrecer una progresividad más bien marcada, ya que se endurece de manera notable. De todas maneras, se le saca todo el recorrido posible sin problemas después de un ajuste previo en las presiones del amortiguador. Sin duda, la cámara de aire de mayor volumen facilita este comportamiento.

Al margen del perfecto funcionamiento de la transmisión, del resto de los componentes hay que destacar que todo funcionó perfectamente, sobre todo las mejoradas ruedas SLR de Mavic. La verdad es que cuentan con una excelente rigidez, además de una equilibrada absorción.

¡Y qué decir de su manera de rodar! La mejora de los rodamientos es realmente notable. Nos encantaron. Los frenos, por el contrario, son lo que menos nos gustó, ya que el hecho de no contar con posibles regulaciones hace que no podamos personalizar su tacto a nuestro gusto; tienen una potencia increíble pero son poco dosificables. Son tacto Formula, de todo o nada.

En definitiva, la X-Flow 912 es una perfecta opción para el que quiera una bici trail muy equilibrada y con unas prestaciones de altísima gama. Y si por precio no llegas a ella, en el catálogo encontrarás otras cinco opciones que seguro que encajarán mejor con tu bolsillo.

Precio:1999 euros

Galería

3 Respuestas

  1. Conrado

    Hola Manguera:
    Muchas gracias por tu comentario – solución.
    A estas alturas todavía están deliberando que solución le van a dar al problema. Por lo que me dicen en la tienda sería necesario sustituir el cuadro, pero me da la impresión que Lapierre no tiene ninguno porque ya no se fabrican, o sea “que me cojan confesado”.
    Ante esta situación no me va a quedar mas remedio que poner una denuncia en la oficina del consumidor, porque ya está bien desde Julio del 2013 hasta hoy da tiempo a fabricar un montón de cuadros.
    En fin, voy a comentar en la tienda la solución que propones tú para que hagan la prueba. Ya te diré como ha ido la cuestión.
    Lo dicho, muchas gracias.

    Responder
  2. Conrado

    Tengo un problema con la 912. Aparte de haberse partido la caja del eje de pedalier y el basculante (que me lo sustituyeron por el del modelo de este año) ahora observo que al pedalear los platos tienen una oscilación de izquierda a derecha, de tal forma que en el plato grande roza con el exterior del desviador y con el plato mediano roza con el interior. El roce no es continuo si no que depende del pedal sobre el que se ejerce la fuerza. ¿Hay alguien que le pase lo mismo?

    Responder
    • Manguera

      Yo tengo el mismo problema con la 912, demasiada oscilación al pedalear que aumenta en las subidas empinadas donde se ejerce mayor fuerza sobre los pedales, es tanta la oscilación que en algunos casos roza la biela con la culata del cuadro, esto se soluciona verificando siempre que el sistema pendbox este bien apretado en todos sus pernos. Ademas también puede ayudar aumentando un poco el factor Q de tus pedales (distancia entre biela y culata) con una golilla de 3mm por el lado del volante, con esta ultima modificación se acabo el problema, siempre que el pendbox este bien apretado, si lo aprietas y continua la oscilación, debes desarmar el sistema y revisar los rodamientos que no tengan juego.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.