Una auténtica 120 mm

La presentación de Lapierre 2011 estuvo marcada por la creación de una nueva, espectacular y efectiva bicicleta de descenso con un novedoso sistema de suspensión denominado Pendbox. Sin duda, un enorme éxito de la firma francesa con el que ha conseguido espectaculares resultados en la Copa del Mundo de Descenso. Lamentablemente, sólo una pequeña parte del amplio espectro que compone el aficionado al MTB es seguidor del descenso, y la impresión general que quedó entre el aficionado es que en Lapierre había ausencia de novedades.

No sabemos si espoleados por esa sensación general o porque así lo tenían planificado de antemano, el jovencísimo equipo de ingenieros nos sorprendieron con una gama 2012 totalmente remodelada, y cuando decimos remodelada es que es cierto, pues sólo la Froggy, precisamente la bicicleta que todos esperábamos ver renovada de pies a cabeza, se queda prácticamente igual que estaba.

Pendbox y OST Plus

Lo curioso, y a la vez sorprendente de la presentación de Lapierre que tuvimos hace escasos días en las pistas de descenso de Les Gets, no fue la renovación total de la Zesty y la Spicy, ni tan siquiera la presencia anunciada de una nueva bicicleta de 29 pulgadas, la gran sorpresa fue ver una nueva gama de bicicletas de 120 mm de recorrido en ambos trenes denominada X-Flow y equipada con el mismo sistema Pendbox que adopta la bicicleta de descenso.

¿Por qué curioso?

Muy sencillo, porque todos esperábamos una nueva Froggy “pendboxeada” que no hubo debido a que el mercado de freeride europeo de 180 mm también está perdiendo adeptos en favor del DH y el enduro; o en su defecto, una Spicy (bicicleta de enduro) equipada con este mismo sistema. Pero ni una cosa ni otra. Lapierre ha evolucionado el sistema OST para la Spicy y la Zesty y ha trabajado a fondo en la modificación de la nueva plataforma Pendbox para crear una nueva 120 mm, precisamente una bicicleta rally/maratón muy demanda en su catálogo, pues laX-Control se quedaba en 105 mm de recorrido.

¿Por qué no utilizar el Pendbox en toda la gama? o ¿por qué no utilizar el OST en la nueva X-Flow para seguir con la línea de la marca? son preguntas para las que no tenemos respuesta; en todo caso, ambas opciones son igual de buenas, porque el Pendbox funciona de maravilla y el OST Plus ha mejorado ostensiblemente el comportamiento de Zesty y Spicy. En todo caso, Lapierre tiene dos opciones de sistema capaces de contentar a todo tipo de usuarios, y lo más importante, una nueva bicicleta de 120 mm reales que hoy en día sigue siendo primordial en el catálogo de cualquier marca que pretenda atacar con éxito el mercado europeo.

120 y Pendbox. Doble sorpresa

¿Cómo es la X-Flow? Pues espectacular, como todas las Lapierre. Existirán seis modelos: tres realizados en carbono y tres más en aluminio, que quedarán justo por encima de las actuales X-Control, que seguirán plenamente activas en el catálogo 2012, pues todavía tienen adeptos.

En este caso, la X-Flow sí que da unos reales 120 mm y Lapierre la cataloga como una bicicleta de rally/maratón, confirmando la tendencia del mercado actual, que está asignando a las dobles de maratón un recorrido superior a los 100 mm. También siguiendo esos mismos nuevos estándares de mercado, la X-Flow presenta una geometría más relajada, más lúdica y menos radicalizada que una bicicleta de carreras, para así abarcar una mayor zona de usuarios que no quieren bicicletas tan exigentes. Es por ello también que el sistema goza de una suspensión muy sensible en su parte inicial, para absorber las irregularidades más pequeñas, y un comportamiento más progresivo en su parte media/final, que permita mayores excesos.

En términos de peso, todas las bicicletas que vimos en Les Gets estaban en fase de prototipo, especialmente los modelos de carbono, que no pudimos probar bajo ningún concepto. En todo caso, los técnicos franceses aseguran que el peso final de la bicicleta estará en consonancia e igualdad con el de su competencia directa. No será una peso pluma, pero tampoco dará problemas de fiabilidad, porque precisamente la geometría y el comportamiento de suspensión hará que sus usuarios exijan mucho más de lo que se exigía a las anteriores X-Control, ya que estamos ante una bicicleta con muchas más capacidades en los descensos.
Galería