Después de vestirse con el maillot arco iris en Innsbruck, a Alejandro Valverde le queda ya muy poco por hacer. Pero todavía tiene algunos retos de envergadura, en realidad. Los que se quiera plantear. El murciano del Movistar Team, a sus 38 años lleva tiempo diciendo que ya lo tiene «todo hecho en el ciclismo», pero realmente todavía le queda un año más de contrato y probablemente alargue otro.

Que todavía tiene cuerda es una obviedad, y ahí se le vio ayer, con gente en algunos casos 15 años más joven que él y ganándoles. Por el Bala no pasan los años. Pero, ¿qué le queda ya por hacer a Valverde? Bueno, repasemos su carrera y veamos qué hay pendiente.

A día de hoy, además de ser campeón del mundo, Valverde ha hecho todo lo que se expone a continuación: Más de 120 victorias como profesional. Ha ganado la Vuelta a España, donde tiene también otros cinco podios; podio en Giro y Tour -tercero en ambos-, victoria de etapa en las tres ‘Grandes’, el máximo vencedor en Flecha Valona con cinco dianas, y cuatro veces Lieja. La Volta, País Vasco, Clásica de San Sebastián, Dauphiné… y luego ya Vuelta a Andalucía, Murcia y un sinfín de pruebas hasta las 122 que acumula.

Así pues, ¿qué le queda? Pues la primera la quiere solventar por la vía rápida. Valverde ha dicho hoy que, «si no pasa nada», estará en un par de semanas en Il Lombardia, una de las pocas pruebas que le faltan aún en el palmarés. Hay unas cuantas más: Milán-San Remo es otra de ellas. La ‘Classicissima’ donde lleva sin ir desde 2006, nada menos. Pero quizás sea la de octubre la que más le atraiga, también porque es la que mejor le va por condiciones.

Para las Ardenas, al ‘Bala’ todavía le falta Amstel Gold Race. Comparados con los dos colosos italianos, evidentemente es una prueba menor, pero también es la única del Tríptico que no tiene y seguramente también le haga ilusión completarlo. Veremos si se da en 2019. Y luego ya el gran desafío: Flandes. Alejandro todavía no ha estado allí, así que tal vez 2019, ya liberado del todo y con el maillot arco iris sobre los hombros, sea el mejor momento para probarla. Presión no tiene ninguna, porque lo que haga será bienvenido.

Y además de esto, en 2020 -más allá de lo que dura su contrato actual, aunque eso no será problema- están los JJOO de Tokio que también van a ser selectivos en su recorrido y le vienen de maravilla. De hecho, en más de una ocasión ha deslizado que le gustaría acabar su carrera deportiva allí, en la cita olímpica. O al final de esa temporada. En cualquier caso, a Alejandro Valverde le quedan aún cosas por hacer, siempre que quiera. Porque a estas alturas, tiene licencia para plantearse el reto que más le guste.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This