Los 7 magníficos de la Titan Desert 2020 por sus voluntad de superación

Los héroes de la 15ª edición de la prueba y protagonistas de historias humanas conmovedoras. Son los 7 magníficos, como los del célebre western.

Nuestros Yul Brynner, Steve McQueen, Charles Bronson y compañía. Han desenfundado y saldado sus cuentas en el ‘Oeste’ almeriense, tras cumplir con el reto de acabar con éxito la Titan Desert en Almería.

Tomás Martínez

El madrileño es un superviviente en mayúsculas. Hace cuatro años le dijeron que le quedaban tres meses de vida por culpa de un cáncer muy agresivo con metástasis y, en vez de rendirse, acudió a la llamada del desierto. En Almería completó nada menos que su tercera Titan. «No pensaba que iba a llegar tan lejos después de tener esta enfermedad que me joroba algunos días. Lo he logrado con cabeza y positividad. A veces me fastidia en algunas etapas o entrenamientos, pero luego se pasa».

Para Tomás, la Titan «es soltar todo lo que te pasa durante el año. He hecho otras carreras, pero la Titan es lo que me ha hecho seguir adelante. No me puedo creer cuando adelanto a gente joven que no está enferma». Y avisa de sus intenciones: «Esta prueba me da vida, Quiero llegar a las seis Titan y convertirme en Titan Legend». Vale la pena ver sus lágrimas de emoción tras cruzar la meta en Almería.

Tomás Martínez

Christian Silva

El gallego afincado en Torrejón de Ardoz es la primera persona amputada que participa, y finaliza, con una Fat Bike (la bicicleta de las ruedas gruesas) en la Titan Desert. Cumplió su objetivo de «terminarla y dar visibilidad a una discapacidad física que no es impedimento para terminar una prueba tan exigente como esta».

Christian, a quien le falta el brazo izquierdo, ya participó en 2018, en territorio marroquí, aunque con una mountain bike convencional. Y en 2020 también se lo ha pasado en grande con el cambio de escenario. «Para la gente que hemos participado en alguna edición anterior este cambio pensábamos que íbamos a echar en falta la esencia Titan, pero para nada. Al contrario. Es una gozada pasearte por el campamento entre el salón del oeste, la iglesia, el servicio mecánico… Es una pasada. Los paisajes de las etapas son increíbles, levantas la cabeza cuando estás por encima de una de estas montañas y hay unas vistas y parajes increíbles».

Christian Silva

Juan Francisco Fernández

Su imagen haciendo rodillo en la habitación del Hospital de La Paz pone el vello de punta.

A finales de 2019 sufrió una leucemia muy avanzada para la que no había tratamiento en España, pero se sometió a una terapia novedosa procedente de EE.UU. que le salvó la vida. Durante su recuperación, entrenar para la Titan Desert 2020 fue su ilusión. Y curiosamente le favoreció la pandemia. El médico no le dejaba ir a Marruecos, pero sí a Almería dada la cercanía del escenario, donde ha cumplido su sueño.

«Mis expectativas eran más bajas. Pensaba que iba a ir peor, pero me encontré bastante bien», dice un Juanfran que corrió con el equipo Cris Contra el Cáncer que capitanea Daniel Guerrero.

«Quería demostrarle al mundo que con tratamiento y con mi edad (20 años) se pueden hacer muchos logros y que nunca hay que rendirse». Cuando cruzó la meta se acordó de «esas personas que no pudieron logarlo. Lo he logrado pro ellos. Y también he pensado en mis amigos, en Dani (Guerrero), en mis padres, en todos aquellos que me han ayudado».

Así es Juan Francisco Fernández, un joven de Fuenlabrada enamorado del ciclismo y de la vida que destaca «el paisaje y el compañerismo» de la prueba almeriense.

Juan Francisco Fernández

Gemma Rosell

Cuando le preguntaron el motivo de embarcarse en una nueva aventura Titan respondió en tono jocoso: «¡Quiero desconectar de mis cinco hijos!».

La experimentada biker, integrante del equipo KH/Logifrio, tuvo premio a su constancia en su cuarta Titan Desert y subió al podio en categoría máster (más de 40 años). No es extraño que todos sus hijos le esperaran emocionados en casa a su regreso, como refleja este reportaje de Telecinco.

«¿Por qué estoy aquí y por qué lo hago?», se preguntaba Gemma en los momentos más duros mientras pedaleaba en Almería. «La Titan es un reflejo del sacrificio que supone la vida en general y que te prepara para vida real». Y cuando las fuerzas flaqueaban sus cinco hijos aparecían en su mente, «siempre pensaba en ellos».

Gemma Rosell

Víctor González

Superó una leucemia mieloblástica aguda (cáncer de médula) y tuvo que pasar por dos trasplantes de médula, dos sesiones de quimio, una hospitalización de un año y medio en una cámara de aislamiento…. Y con solo 9 añitos. Ahora, con 25, está recuperado, aunque «aún tengo que seguir luchando con algunas secuelas».

Víctor es un amante de la montaña: pedalear o recorrerla a pie son sus grandes pasiones. Y su objetivo es transmitir, a través de sus aficiones, que hay vida después de un cáncer y un trasplante de médula. «Quiero que la gente se dé cuenta del poder que tiene: tanto a los que pueden ser donantes como a los que ahora mismo sufren esta enfermedad tan dolorosa. Los que pueden donar tienen el poder de dar vida».

Acudió a Almería con el reto solidario ‘Titanes contra el cáncer infantil’, a través de migranodearena.org, y destinó el dinero recaudado a la fundación Enriqueta Villavecchia, que atiende las necesidades de niños y jóvenes enfermos de cáncer y de sus familias.

Víctor González

Xavier Giró

Desde que tomó la salida en El Toyo (Almería) hasta la meta de la última etapa tenía motivos para sonreír. «Quería celebrar los siete años que llevo sin consumir drogas».

Lo hizo terminando en un muy meritorio 140º puesto en la clasificación general, demostrando que no solo dejó atrás su infierno sino que está muy en forma. Y además acabó fuerte la carrera, ya que logró su mejor puesto (106) en la quinta y última etapa.

El año pasado también logró terminar la Titan Desert, pero antes tuvo que superar su adicción al alcohol y, sobre todo, a la cocaína. Una época oscura en la que llegó a pesar 120 kilos. Ahora se ha adelgazado 40 y la bicicleta forma parte de su rutina diaria.

«La bici me ha enseñado a vivir de nuevo y se ha convertido en indispensable para tirar hacia adelante. Se ha convertido en mi manera de vivir», repite una y otra vez Xavi Giró, vecino de El Catllar (Tarragona). Su caso demuestra que el deporte es parte indispensable de las terapias contra las adicciones.

Xavier Giró

Xavier Cantó

Médico de profesión, hace siete años superó un cáncer de próstata. ¿Quién mejor para concienciar a los hombres para que se hagan chequeos previos? Un mensaje visible en el maillot (@porelcáncerdeellos) que ha sudado en la Titan Desert.

Xavier Cantó utiliza, por cierto, bicis que no impacten demasiado en la zona perineal. «Me pasé a bicicletas de doble suspensión para poder ir amortiguado. Después encontré un sillín que no tiene la punta de la nariz en el que toda la zona genital va al aire libre y no tiene la presión. Es una forma de minimizar los riesgos», asegura.

Embajador de la Fundación contra el cáncer FEFOC y asociación de Andrología ASESA, ha llevado a Almería el mensaje de ·hablar sin tabús del cáncer de próstata y otras patologías propias del género masculino, para que los hombres tomen conciencia de la importancia de chequeos preventivos y del diagnóstico precoz”.

Tras completar el reto almeriense, tuvo un recuerdo muy emotivo para su madre, víctima de la Covid-19, «allí donde esté me habrá visto finalizar mi segunda Titan Desert«.

Xavier Cantó

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.