La participación de esta Vuelta a España es difícilmente mejorable, al menos en lo que a candidatos a la general se refiere. Así que aunque en este caso es especialmente difícil por cuanto hay un ramillete de corredores que perfectamente podrían acabar tercero o noveno, desde Arueda.com volvemos a hacer la apuesta de señalar a los cinco grandes favoritos de la carrera que empieza esta tarde en las calles de Nîmes con una crono por equipos de 13 kilómetros y un recorrido técnico.

Chris Froome. 32 años. Team Sky. Evidentemente, es el máximo favorito. El número uno y rival a batir tras haber ganado el Tour de Francia por cuarta ocasión consecutiva. El británico tiene un equipazo, con Wout Poels como último escudero de auténtico lujo. No hay otro bloque parecido, y además él es el corredor más sólido en todos los terrenos. Los 40 kilómetros de crono de Logroño le favorecen.

Además asegura que tiene “una cuenta pendiente” con esta carrera. Pero también es cierto, y él mismo lo ha reconocido siempre, que nunca va igual de bien en la segunda ‘grande’ que en la primera que disputa cada año. Así que esa sombra de duda también ha viajado con él hasta Nîmes. Si hay algo claro es que se lo va a dejar todo en el asfalto para tratar de acompañar sus cuatro Tours con la primera Vuelta.

Vincenzo Nibali. 33 años. Bahrain-Merida. Todo el mundo apunta a él pues, tras haber acabado tercero en el pasado Giro, ha tenido varios meses para descansar, recuperar tranquilo y después volver a la bicicleta para preparar esta carrera. También es de esos corredores de los que se sabe que si no tiene nada que perder, hará que pierdan otros por su actitud atacante y ofensiva.

Él se ha quitado rápido la presión diciendo que tan favorito como él hay otros muchos, y que precisamente Froome es el hombre a batir. Tiene razón, pero también lo hace para quitarse un poco los focos: “Creo que la he preparado bien, pero por nombres esta Vuelta es como un Tour. Así que vamos a ver cuál es realmente mi condición con respecto a los rivales”. El ‘Squalo’ va a dar guerra, no tengan duda.

Fabio Aru. 27 años. Astana Team. Dio un paso adelante en el Tour, pero se le acabó haciendo un poco largo. Aru ha crecido de nivel esta temporada y en esta Vuelta tiene una oportunidad de demostrar que está ya a la altura precisamente de Nibali. Teniendo en cuenta que le sobró parte de la última semana –como ya le ocurriera también en 2016- en la ronda francesa, la gran incógnita es si habrá recuperado lo suficiente.

Aru ya cuenta con una Vuelta en su palmarés, la de 2015 que acabó ganando en la penúltima etapa camino de Cercedilla gracias a la labor colectiva de Astana, que liquidó a un todavía verde Tom Dumoulin. Esta Vuelta va a ser bien distinta, porque los rivales del sardo son cualquier cosa menos inmaduros.

Rafal Majka. 28 años. Bora-Hansgröhe. El del polaco es un caso bastante singular. Fichado por Bora para ser su hombre-vueltas, no lleva una buena temporada así que encarna el típico ejemplo de corredor que viene ‘rebotado’ a la Vuelta para salvar el año. Ahora le falta la segunda parte: salvar el año. Para eso necesitará hacer algo parecido a lo que ya logró precisamente en la Vuelta 2015.

alberto-contador

Aquel año terminó segundo y dejó evidencias de que puede perfectamente encarar una general. De hecho, en Bora lo piensan así y ya le han fichado a Formolo y Kennaugh para que el año que viene no vaya solo por esas inhóspitas carreteras durante tres semanas. En cualquier caso, la Vuelta se antoja crucial para él.

Alberto Contador. 34 años. Trek-Segafredo. Se marcha y quiere hacerlo en condiciones. Se va a ir en un baño de multitudes, arropado por la afición de su país que lo ha querido como a ningún otro en los últimos 15 años de este deporte, y casi al nivel de Miguel Indurain. Contador quiere corresponder eso con una buena carrera. La incógnita es si estará al nivel para pelear por el maillot rojo.

A tenor de lo visto en el Tour, lo más probable es que no. Pero seguro que atacará con lo que tenga y hará una competición digna. Lleva así toda la temporada más allá de que no haya logrado ninguna victoria en lo que va de año. Muchos segundos puestos, muchos ataques valientes y, sobre todo, lo necesario para perdurar en la memoria de los aficionados a este deporte. La última batalla para él.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.