El Giro de Italia sub23 es una carrera de eliminación. Una prueba en la que, al final, las diferencias acaban siendo enormes por el puro desgaste que se genera día tras día en las piernas de los corredores. Si encima, como este año, le meten el ‘sterrato’, no digamos ya lo que se puede formar allí.

Desde el año pasado tenemos en liza al conjunto navarro Lizarte. El que sea probablemente el mejor equipo del panorama amateur en nuestro país -rivalizando con el Caja Rural-RGA sub23 y el Kometa, tal vez éste último en menor medida- ha completado este año un calendario internacional que es una absoluta maravilla. Si ya en 2018 participó en la ‘Corsa Rosa’, este año ha añadido el Tour de la Bretagne, que ya es para volverse medio loco. En total, a los navarros les van a salir prácticamente 20 días de competición a nivel internacional.

Iñigo Elosegui, que emerge como uno de los grandes talentos de futuro del ciclismo patrio, se está pegando de lo lindo contra los mejores. Perdió mucho tiempo hace un par de días, pero hoy se ha resarcido atacando incluso del grupo de favoritos en el Passo Maniva. Ha entrado 11º en la etapa y se encuentra en el Top20 de la general. Elosegui es un corredor que suele ir mejorando con los días, por lo que el Top10 no está tan lejos. A tres minutos, sí, pero aquí las cosas cambian mucho de un día para el siguiente.

Un poco más atrás se encuentra Sergio García (Kometa), otro que lleva poco tiempo en la categoría pero ya está demostrando haberle cogido la medida. Se encuentra en la 25ª plaza, a 10 minutos del líder -el colombiano Andrés Ardila- y la principal incógnita es saber cómo responderá al paso de las jornadas.

Lo importante es que ambos equipos se están moviendo bien, midiéndose a los mejores y adelantando de ese modo su madurez. Es un dicho ya comunmente aceptado ese de que el ciclista español madura más tarde. Pero no necesariamente. Iniciativas como la del Lizarte y el Kometa -y otros como el Baqué, Caja Rural o incluso Laboral Kutxa que también van saliendo ya a correr fuera cada año- son un gran paso adelante. Y el Giro sub23 es el mejor escaparate. Estamos llegando al ecuador de la carrera. A esto le queda todavía un mundo por delante… y seguro que, si no hay accidentes, la mejor versión de nuestros talentos está por llegar. La veremos pronto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This