Sin duda, una de las estrellas que van a tomar parte en la Titan Desert es la de Cadel Evans. A sus 41 años, el australiano ha decidido tomar parte en la prueba reina del desierto del MTB, lo que sin duda es una gran noticia para la prueba, pero tambiñen para los bikers, ya que no todos los días se tiene la oportunidad de compartir alegría, sudor y lágrimas encima de una BTT con un deportista que ha hecho historia en el ciclismo, tanto en montaña como en carretera. Hay que recordar que Evans logró la medalla de plata en el Campeonato del Mundo de MTB de Vail (USA), que en la carretera logró el oro en el Campeonato del Mundo en Ruta en 2009, en Mendrisio (Suiza) o que se convirtió en el primer ciclista australiano en ganar el Tour de Francia, en 2011.

Desde su retirada, Evans ha ido dejándose ver en pruebas de mountain bike, como la Cape Epic, y del 29 de abril al 4 de mayo será uno de los protagonistas de una de las ediciones más duras de la Titan Desert. Pero, ¿qué busca Evans con su presencia en la Titan? ¿Cómo ha llegado hasta ella? La presencia de Evans en la Titan Desert nace de la relación que el corredor mantiene con ASO y el hecho que RPM, la empresa organizadora de la Titan, sea socia de ASO. De hecho, el ciclista autraliano acudirá a la Titan con uno de los máximos responsables de ASO, con el CEO de la empresa francesa, organizadora entre otras del Tour de Francia, y con uno de los máximos dirigentes de BMC, marca de la que Evans es embajador.

Por cuestiones de agenda Evans no puede realizar toda la Titan, pero sí que acude a la prueba para disputar una etapa, con la idea de acumular experiencia y conocimientos para disputarla en breve en su totalidad. Cadel, que vive en Milán, tenía un cierto conocimiento de la prueba, pero no excesivo. Conocía su existencia, pero tenía dudas de cómo eran sus etapas, de ahí que cuando ya se confirmó su presencia él pidiera información de cómo iban a ser las etapas, ya que dudaba acerca del material a llevar, por ejemplo a nivel de neumáticos y del tipo de bici, si optar por una rígida o por una doble.

Destacar que Evans no se ha mostrado especialmente exigente, todo lo contrario. Fuentes de RPM confirman a Solo Bici que no ha pedido nada especial, no ha tenido ninguna excentricidad, ni tan siquiera mostró predilección por un dorsal en concreto. De esta forma, Cadel Evans será uno más en la Titan Desert 2018, de la que sólo degustará un entrante, con la idea de ir a por toda la carta en breve, quién sabe si en 2019.

MÁS INFORMACIÓN

[ANÁLISIS DE LAS ETAPAS DE LA TITAN DESERT]

[LA TITAN MÁS GRANDE DE LA HISTORIA]

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.