Los ocho mejores de 2019 (VI): El fenómeno Egan Bernal

En el equipo ideal de Solobici no podía faltar el ganador del Tour, el más joven en 110 años y el primer colombiano de amarillo en París, el nuevo líder del potente Ineos (antes Sky) y el rival a batir la próxima década en las pruebas de tres semanas. Es el fenómeno Egan Bernal, de 22 años, vueltómano de presente y futuro, un ciclista que también se atreve con las grandes clásicas.

El Tour no entraba en los planes de Bernal este 2019, o al menos la opción de liderar a su equipo y acabar ganando. Dave Brailsford ya tenía suficiente con el binomio Froome-Thomas para la ronda francesa y enfocó la preparación del colombiano hacia el Giro, su primer intento en una grande, o así debía ser. Lo que pasó después es de sobra conocido.

El joven prodigio empezó la temporada en su país con discretos resultados: fue 3º en el Campeonato Nacional de contrarreloj a 1:29 del sorprendente Daniel Felipe Martínez y 25º en la prueba de fondo. Días después rivalizó con sus compatriotas en el Tour de Colombia (4º) que ganó Miguel Ángel López tras una bonita batalla en el Alto de Las Palmas junto a Sosa y Quintana.

El duelo Quintana-Bernal se extendió a la París-Niza, concretamente al Col de Turini. El empate en la gran subida de la carrera favoreció a los intereses del más joven, que se vistió de amarillo y amarró el triunfo final, el primero de la temporada. Superman López se unió de nuevo a la lucha de poder entre colombianos en la Volta a Catalunya. El de Zipaquirá fue tercero en la general.

La preparación para el Giro se truncó con una caída mientras entrenaba a unos días de la carrera. La fractura de clavícula dejó a Bernal sin corsa rosa, pero reapareció en un tiempo récord para dominar la Vuelta a Suiza con una exhibición en el San Gotardo. Otras dos caídas, la de Froome en el Dauphiné que le dejó sin Tour y la de Thomas, precisamente en Suiza, generaron muchas dudas en el Ineos a pocas semanas de la gran cita del año. De pronto Bernal era el hombre fuerte del equipo.

El colombiano, fiel a la jerarquía y los intereses de su equipo, nunca se proclamó líder ni alzó una palabra más alta que la otra. Aguantó, con un perfil bajo, mientras brillaban los franceses Julian Alaphilippe y Thibaut Pinot, que acapararon todos los focos hasta los Pirineos. Bernal salió 5º del segundo bloque de montaña, a solo dos minutos del sorprendente líder Loulou y a medio minuto de su compañero, el galés Thomas, último campeón y todavía líder del Ineos.

Los papeles se invirtieron en la gran etapa de los Alpes, otro gran día para el ciclismo cafetero. La victoria fue para Quintana, que ya no pintaba demasiado en la general, y entre los favoritos atacó Bernal en el Galibier, un movimiento inesperado que le situó solo por detrás de Alapahilippe. Un día después demarró en el Iseran y, cuando volaba camino de la historia, la organización paró la carrera por la seguridad de los ciclistas. Los tiempos se tomaron en la cima y el amarillo ya era suyo. No lo soltó más y cumplió su sueño de niño al subir a lo más alto del podio en París.

El fenómeno Egan Bernal es algo más que un vueltómano. Sexto en la Milán-Turín después de varios ataques, ganó en el Gran Piamonte con final en el mítico Santuario de Oropa y se batió con los mejores en Lombardía (3º). Le gusta Italia y ya ha dicho que en 2020 irá a por el Giro y luego al Tour. ¿Será el primero en lograr el histórico doblete desde Pantani en el 98?

Los ocho mejores de 2019: Ewan, el rey del sprint (I)Van der Poel, un talento de otro planeta (II)Fuglsang, el danés volador (III)Carapaz, la inesperada maglia rosa (IV)Alaphilippe, el ciclista total (V) / El fenómeno Bernal (VI) / Roglič, el hombre de hielo (VII) / Van Vleuten, la reina de la épica (VIII)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.