Los ocho mejores de 2019 (VIII): Van Vleuten, la reina de la épica

Completa los mismos entrenamientos que sus compañeros del Mitchelton-Scott y solo Egan Bernal le supera en kilómetros esta pretemporada. La exigencia en su preparación es una de las claves de su dominio en el calendario femenino. Sí, una mujer lidera nuestro ‘ocho’ ideal del 2019. Por lo que gana y, sobre todo, por cómo lo hace, se merece el primer puesto. Es Annemiek van Vleuten, la reina de la épica.

La neerlandesa ha llegado a los 37 años en plenitud. La mejor escaladora del pelotón y una consumada especialista en las pruebas contrarreloj protagonizó en 2019 tres de los diez mejores momentos del ciclismo femenino. Ninguno como su conquista del maillot arcoíris en Yorkshire, con un ataque a 105 kilómetros de la llegada, una hazaña de otra época, aunque no conviene olvidar su asalto a la Lieja desde la mítica Redoute ni la aplastante superioridad para ganar su segundo Giro.

Van Vleuten es una de las grandes figuras en los Países Bajos, aunque no la única en la inagotable cantera del ciclismo femenino. Solo el rugby en Nueva Zelanda admite tal comparación. Y eso tiene doble mérito. Anna van der Breggen, su némesis, Marianne Vos, una suerte de Eddy Merckx, o Lucinda Brand, la estrella del futuro, entre otras, rivalizan con ella en los Nacionales, Europeos, Mundiales y, este 2020, en los Juegos Olímpicos.

La exhaustiva e intensa preparación, en altitud y con sesiones que superan con creces el kilometraje de cualquier prueba competitiva, han convertido a Van Vleuten en la reina de la épica. Brilla en las carreras más duras del calendario. Por eso empezó el 2019 con una serie de grandes resultados en las principales clásicas: Het Nieuwsblad (4ª), Strade Bianche (1ª), A Través de Flandes (7ª), Vuelta a Flandes (2ª), Amstel Gold Race (2ª) y Flecha Valona (2ª).

Mención especial merece su exhibición en la Lieja-Bastoña-Lieja, la decana del calendario masculino, de reciente creación en el femenino. La neerlandesa, que no destaca precisamente por su punta de velocidad, necesita llegar sola para asegurar las victorias. Por eso aceleró en la legendaria Redoute, antaño decisiva entre los hombres, hoy sin la importancia debida. Se quedó sola a 30 kilómetros de la meta y aprovechó sus dotes de contrarrelojista para mantener la distancia en un día de perros.

Con su cuarto título nacional contrarreloj bajo el brazo, Van Vleuten se centró en el Giro, la gran carrera por etapas del ciclismo femenino. Marcó el territorio en el Lago di Cancano, distanciando a sus rivales en casi tres minutos, y en la lucha contra el crono sentenció el triunfo. Tanto es así que en la penúltima etapa, otra llegada cuesta arriba en Montasio, trabajó para el podio de su compañera Amanda Spratt. Lo logró, pero perdió la etapa en favor de Van der Breggen, un gesto que le humaniza.

Otra derrota, aunque inesperada ante la sub-23 Chloe Dygert, le apartó del triplete en el Mundial CRI. Solo cuatro días después se vengó a lo grande con su obra maestra de la temporada y de toda una carrera. Como Fausto Coppi o Gino Bartali, desde muy lejos, sin reservas, la neerlandesa rompió la prueba de fondo a 105 kilómetros de meta (sobre 150 totales). Atacó en el repecho más duro y ya nadie pudo seguirle. Lo demás es historia.

Los ocho mejores de 2019: Ewan, el rey del sprint (I)Van der Poel, un talento de otro planeta (II)Fuglsang, el danés volador (III)Carapaz, la inesperada maglia rosa (IV)Alaphilippe, el ciclista total (V) / El fenómeno Bernal (VI) / Roglič, el hombre de hielo (VII) / Van Vleuten, la reina de la épica (VIII)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.