Demasiado bonito pintaba todo en el plano económico del panorama ciclista. Hasta que una vez más han vuelto a saltar las alarmas. El equipo Astana, conjunto WorldTour con más de una década de historia y que ha empezado la temporada de forma fulgurante, atraviesa problemas financieros y su situación es delicada, según informó el propio manager de la estructura, Alexandre Vinokourov.

El que fuera campeón olímpico en 2012 se encargó de dejarlo claro en una entrevista difundida por el portal kazajo Vesti.kz, donde además manifestó que la escuadra estaba en “riesgo de cierre” por falta de financiación: “El Gobierno todavía no nos ha transferido el dinero del presupuesto para 2018. Tenemos gastos urgentes que debemos afrontar. Si no se nos ingresa el dinero, detendremos la actividad antes de la parte central de la temporada”, explicaba tajante Vinokourov.

“Los ciclistas estamos cobrando”

Ayer mismo, el equipo ganó la primera clásica de primavera, la Omloop Het Nieuwsblad, por medio de Michael Valgren. El danés, tras felicitar a todos sus compañeros y declarar que había sido “la victoria más importante” de toda su carrera, fue preguntado también por el asunto y reveló que los ciclistas sí están cobrando su sueldo con total normalidad.

team-astana

“No sé mucho sobre eso. Recibimos un e-mail ayer. Lo que sí es seguro es que a los ciclistas nos están pagando. Ahora mismo me centro en correr y no me planteo qué haría si el equipo no continuase porque estoy seguro de que sí continuará”, explicaba Valgren. En la entrevista, Vinokourov aseguró que la estructura seguía viva “gracias a los ahorros”, pero no detalló nada de la situación de los corredores.

Tranquilos y confiados

A última hora de la noche de ayer, el propio equipo salía al paso de declaraciones, rumores y versiones varias para lanzar un escueto comunicado de cuatro líneas en el que, básicamente, decían mostrarse tranquilos y confiados en que todas las dificultades se solucionarán más pronto que tarde.

“El equipo está al tanto de los problemas temporales que resultan en un retraso de los pagos del patrocinador principal. Esperamos una solución en próximas fechas para que el equipo pueda continuar con su actividad normal y en la forma en que ha empezado esta temporada 2018. Estamos tranquilos, confiados y continuamos trabajando en busca de nuestros objetivos”, reza la nota. Lo cierto es que resulta difícil pensar que en el mes de marzo el equipo pueda dejar de funcionar, aunque cosas más raras se han visto. Veremos qué sucede en unas semanas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This