Cuando hablamos de reusar materiales, nuestra mente normalmente visualiza algo bastante feo (o al menos en mi caso), y si hablamos de crear algo nuevo mediante piezas de bicicleta, nos imaginamos cosas terribles… espejos hechos con ruedas, lámparas hechas con horquillas e incluso comodísimos taburetes de bar hechos con asientos.

Texto: www.marcelbatlle.com

Pero esta vez me encuentro en un caso completamente diferente… Ramiro Sobral, un argentino encantador que llegó a Barcelona en 2007, abrió un taller de bicicletas en el casco antiguo de Barcelona. Rápidamente se dio cuenta de que desechaba muchas piezas al cabo de la semana, decidió darle entonces una segunda vida a todo este material. Hace lámparas con piezas viejas de bicicletas.

Cada lámpara es diferente, no la dibuja previamente y es fácil apreciar la de horas y amor que tiene cada una de las obras. Visualiza las piezas que tiene y empieza a juntarlas, cualquier pieza es buena y tiene cabida en sus obras. Sin soldaduras y simplemente hipnóticas y con una cosa más en común, todas pueden girar haciendo referencia a su origen de las piezas de bicicleta y crean unos juegos de luces geniales.

Si vais por el casco antiguo de Barcelona, hacerle una visita y estará encantado de atenderos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.