Ya tardaba en llegar la primera fuga exitosa de esta Vuelta a España. Si el año pasado lo hizo en la cuarta etapa de San Andrés de Teixido, con Lilian Calmejane como triunfador. Hoy el vencedor ha sido Alexey Lutsenko, que le da un gran triunfo al equipo Astana. Lo ha hecho, además, en el primer final en alto de la carrera, que este año también ha madrugado un poco menos: en la quinta jornada, en la Ermita de Santa Llúcia (Alcossebre).

Lutsenko ha dado un verdadero recital en los últimos 40 kilómetros, bajando ya el Alto de la Bandereta (2ª). Se ha lanzado cuesta abajo junto a Matej Mohoric (UAE Team Emirates) y Marco Haller (Katusha-Alpecin). Al primero lo ha soltado en el llano. Y al segundo, que entraba a los relevos de vez en cuando más por voluntad y deportividad que por fuerzas reales, lo ha dejado sin atacar en las primeras rampas de la Ermita de Santa Llúcia.

Y todo esto teniendo en cuenta que entró a la fuga con la intención de controlar la carrera por si había un ataque detrás de Fabio Aru: “Estoy muy contento, pero ciertamente mi intención era controlar. Sólo he atacado cuando mi director me ha dado luz verde”, ha explicado al término de la etapa.

Unos cuantos segundos

La subida final era corta, apenas 3,5 kilómetros, pero con una media del 9,7% y rampas máximas del 20%. Allí Sky ha vuelto a tomar la responsabilidad, de nuevo con un Gianni Moscon que está impresionando a todos. Incluso a su propio jefe de filas. “Me cuesta incluso a mí seguirle el ritmo. Es tremendo cómo está andando”, ha dicho de él Chris Froome. Precisamente el británico, líder de la carrera, ha probado el ataque después.

ermita-santa-llucia-vuelta-espana-2017

El grupo de los favoritos, subiendo hacia la Ermita. Foto: PhotoGomez Sports

De nuevo, a su rueda se ha pegado con bastante solvencia Esteban Chaves… y Alberto Contador. Hoy sí, el pinteño ha demostrado que lo de Andorra parece ser un caso aislado. De todas formas tampoco se quiere dejar llevar por la euforia: “Sólo ha sido un buen día en un repecho corto. Esto no era un puerto largo, pero al menos ya se asemeja más a la realidad de mi forma física”. Los tres han entrado en meta juntos, con Michael Woods (Cannondale-Drapac) y Tejay Van Garderen. Que, sin hacer ruido, ahora es segundo.

Nibali y Bardet, la peor parte

Se sabía que el final de hoy no era apto para Vincenzo Nibali. La explosividad no es una de sus grandes virtudes, y en cualquier caso puede aprovechar mejor su arrancada después de un esfuerzo largo, cuando los rivales están ya más desgastados. Hoy no era el caso. Cuando se han lanzado las hostilidades, el ‘Squalo’, que ganó el lunes en Andorra, ha cedido terreno junto con David De la Cruz, que ahora baja del segundo lugar al quinto. Eso sí, a 23 segundos. Todo sigue en un suspiro.

También Bardet ha salido mal parado de la jornada de hoy. Precisamente no es de las llegadas que peor le vengan al francés, que no obstante ha cedido casi 50 segundos en la línea de meta. Ahora se encuentra fuera del Top10 y a 1’37” en la general. Todavía falta muchísima carrera y ahora vienen un par de días donde, salvo sorpresa, los hombres de la general no van a perder excesivo tiempo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This