A pesar de su tamaño, la strike es mucho más potente de lo que pueda parecerte a primera vista.

Con sus 500 lúmenes, en la posición de máxima potencia, ofrece una visibilidad suficiente para montar de noche si la usamos como única luz y, sobre todo, con una excelente claridad. Nos llamó la atención precisamente esto, el hecho de que el tono de la luz es especialmente blanco. Posee un sistema de ventilación que reduce, no lo elimina, el calentamiento de la luz mientras está encendida.

En marcha se nota; lo cierto es que puedes tocarla sin miedo a quemarte los dedos, algo que no ocurre con otros modelos de la competencia y de potencias similares. El botón de encendido, niveles de luz y apagado es de fácil acceso y tacto, además de poseer led con diferentes colores en función del estado de la batería. Tiene posición de máxima potencia, de baja potencia, luz corta e intermitente. Un punto muy favorable de esta BBB es que está protegida frente al agua, con lo que no deberás sufrir por ella en caso de lluvia intensa.

Ficha técnica

PESO 127 g
AUTONOMÍA Hasta 2 h (máxima potencia)
TIPO DE BATERÍA Interna, recargable e intercambiable
TIEMPO DE CARGA 4 horas
OTROS 4 modos de iluminación: máxima potencia, baja potencia, luz corta e intermitente
PRECIO 104 euros
MÁS INFORMACIÓN MotorDealer, info@motordealer.com, 91 850 09 66, www.motordealer.com

A favor

  • Tamaño muy reducido
  • Sistema de ventilación anticalentamiento
  • Protección frente al agua

En contra

  • Diseño algo cuestionable

 

Pedro Anglada. Ingeniero

En cuestión de luces, la diferencia entre ver perfectamente o ver bien es simplemente abismal

 

¿Por qué sales de noche?

Al principio era por horarios, pero ahora también por placer, salir de noche engancha. Los ruidos, el olor del monte… las sensaciones son más vivas.

¿Qué valoras más de una luz?

La potencia y la autonomía de la batería.

¿Y lo que más detestas?

No ver con claridad, quedarme sin batería y que no tenga una buena sujeción al manillar.

¿Alguna anécdota de tus salidas de noche?

No hace mucho, un jabalí se cruzó y acabó encajado en mi bici, entre las dos ruedas. Por suerte, ninguno de los dos nos hicimos daño.

Fotos: S. Romero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.