5- COLOCAMOS LAS ESPUMITAS NUEVAS y las estiramos un poco con los dos dedos índices para posicionarlas luego en su sitio original justo por debajo de los retenes nuevos. Es muy importante que estas estén impregnadas de aceite.

6- EL SIGUIENTE PASO ES EXTRAER LOS MUELLES DE LOS RETENES, para que no se dañen. Enseguida colocamos la tórica encima de la botella y con una herramienta específica para extraer retenes presionamos hacia abajo. Se recomienda no golpear; por ese motivo, es mejor presionar o empujar con delicadeza. En el caso de que no tengamos esta herramienta, podemos ayudarnos con una de vaso de 32 mm.

7- INTRODUCIMOS EL ACEITE EN LA HORQUILLA. LA CANTIDAD NO AFECTA, SIEMPRE QUE NO EXAGEREMOS. Se puede poner de 25 ml a 50 ml por barra. Este aceite sirve para lubricar los casquillos interiores de la horquilla, las esponjas y los retenes. El tacto será más suave y progresivo.

8- SE ACABA LA REPARACIÓN VOLVIENDO A COLOCAR LOS TORNILLOS QUE SELLAN LOS PISTONES INTERIORES. Es muy importante apretarlos bien, y un consejo: limpiar muy bien con desengrasante antes de montar la pinza del freno. Con la bici montada, bombear un par de veces la horquilla y el tacto mejorará enseguida.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.