Esta madrugada hemos recibido la visita de la gastroenteritis. Algunos miembros del grupo hemos tenido problemas, hasta el punto de casi no poder desayunar. Pese a ello, nos hemos puesto el culote y hemos salido en esta primera etapa de la Titan Desert. Pero el desierto no perdona y te va destruyendo poco a poco. Algunos de nosotros, deshidratados y con casi ninguna energía en el cuerpo, hemos ido perdiendo fuelle con el calor y el paso de los kilómetros hasta que nos hemos visto forzados a bajarnos de la bici.

Es una tentación, pero hay que evitar alimentos crudos y lavados con agua para evitar problemas de estómago.

Mañana es otro día

A pesar de lo ocurrido hoy, mantenemos las ilusiones intactas. Toda esta tarde la hemos pasado en el campamento, recuperando, bebiendo y comiendo. Mañana, por tanto, vamos a salir como si nada hubiera ocurrido. Dormir aquí, a pies del imponente Erg Chebbi es el mejor estímulo y motivación para ir de nuevo mañana a por todas. Ahora mismo, estamos tumbados en la zona de relax, con una bebida fría y comentando la jugada. En un rato iremos al breafing diario, donde la organización nos detallará las particularidades de la etapa de mañana. Las dunas nos esperan ¡a por ellas!

 

 

Una Respuesta

  1. Pilar Barandalla Gimenez

    mucho ánimo y a por las dunas…..dejad la cervecita t las verduras frescas así como los hielos. Todo calentito y enlatado o embotellado es magnífico. Muuuucho ánimo

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.