Cuando el mountain bike parecía debatirse entre 26 y 29’’ hace apenas un par de años, apareció la medida de 27,5’’. Una opción aparentemente intermedia que a día de hoy abre todavía más el abanico de posibilidades. Massi es consciente y no quiere perder la opotunidad de estar en ‘la pomada’. La elegida es una muy equilibrada Pro SL.

Es asombroso lo que el mountain bike está evolucionando en los últimos años. Una muestra de todo ello es el vuelco que están sufriendo las distintas familias de bicicletas en relación con sus diferentes tamaños de rueda, un concepto que aunque no era nuevo -no podemos olvidar la aportación de Gary Fisher en este sentido hace ya unos años- nadie se había planteado desarrollar de manera definitiva hasta hace bien poco. La realidad es que a día de hoy las 29’’ se han impuesto ya en rangos de bicicletas de recorrido medio y bajo y específicamente en gamas medias y altas. Por su parte, las bicicletas de 26” permanecen por el momento vigentes. Casi exclusivamente en gama media y baja o en bicicletas de gran recorrido.

Efectivamente, 27,5’’

Por su lado, las 27,5’’ parecen entrar con fuerza, pero sin una ubicación muy clara todavía. Puede que se implanten en todas las familias de bicicletas en un futuro que parece ya inminente o específicamente en bicis de grandes y medios recorridos. En este sentido, algunos fabricantes, como Massi, han decidido optar ya por esta incipiente medida. Los de CasaMasferrer han desdoblado esfuerzos, por tanto, para ofrecer su cuadro rígido racing y de carbono en las tres medidas, 26, 27,5 y 29’’, con geometrías, obviamente, específicas. La base , como decimos, es el cuadro SL con fibras de alto módulo. Un cuadro que ha sido evolucionado poco a poco en estos últimos años pero que, si hacemos memoria, tiene sus orígenes en la época en la que Marga Fullana defendía los colores de Massi; en definitiva, la época en la que la marca optó por tener más presencia en el XC de competición.

La aparición de este cuadro en versión de 27,5’’ supone una meritoria maniobra por parte de Massi, que en tiempos difíciles, o por lo menos de incertidumbre, apuesta por aportar la mayor oferta posible a sus clientes. Es obvio que cuantas más opciones haya, más fácil lo tendremos para encontrar la bici que se adapte a nuestras características. El cuadro tiene un peso lógico, con 1.155 g en talla S. No es una cifra espectacular, pero sí una base más que correcta para tener una bicicleta razonablemente ligera.

En equipamiento, notable alto

La versión de esta bicicleta que hemos probado es la Pro SL, con un precio de 3.499 euros. Una cifra claramente elevada, pero que está muy lejos de los precios de las bicis tope de gama de su sector, como no podía ser de otra manera. SI comparamos esta Pro SL con bicis de su competencia con montajes similares, encontramos algunas opciones más ajustadas de precio, más cercanas a los 3.000 euros, algo que sin duda no podemos pasar por alto. La horquilla Magura tiene un funcionamiento muy digno, con bloqueo remoto y regulación de precarga y rebote; sin embargo, no está a la altura de la competencia en cuanto a niveles de acabados y tacto de las regulaciones.

Por lo demás, los componentes no desentonan. Massi no pretende fabricar potencia, manillares y sillines de ensueño, pero sí prácticos y funcionales. En este sentido se encuentra la Pro SL que probamos, con componentes más que correctos y niveles de calidad estándar para su precio. En todo caso, hay que aclarar que el sillín es un modelo muy racing y que intuimos que a no demasiados usuarios -más bien a pocos- les puede resultar del todo confortable. Las ruedas, sin denominación especificada, transmiten sensación de firmeza en cualquier circunstancia, con 32 radios y eje 15QR en la rueda delantera.

¿Y qué tal en 27,5’’?

Ésta ha sido la pregunta más recurrente de las últimas semanas que nos hacían todos los que nos veían rodar con esta bici. Y es que ante el desembarco de las 29’’ parecía que esta medida iba a ser la panacea, el avance definitivo en el mountain bike, pero de repente aparecen las 27,5’’… ¡Menudo lío! Es lógico que muchos usuarios estén ávidos de saber qué tal funciona esta nueva medida. De hecho, si somos sinceros, salvo alguna pequeña toma de contacto previa, teníamos poco bagaje probando bicis de 27,5’’. La experiencia ha sido positiva, en el sentido de que esta medida aporta más agilidad y rapidez de reacciones que una bici de 29’’ (el tipo de bicis a las que más habituados estamos últimamente). Sin embargo, sin ser tan nerviosa como una 26’’, carece de la estabilidad y aplomo que aporta una 29er, especialmente en descensos complicados.

Si hablamos de sensaciones, diremos que esta bici, con sus ruedas de 27,5’’ y geometría específica, se acerca más a una 26’’ que a una 29’’. Cuando ruedas rápido se nota cómo las ruedas tienen algo más de inercia que las de 26’’, y por tanto eso facilita las cosas un poco a la hora de correr. La bici se acerca bastante a la maniobrabilidad y aceleración de las ruedas pequeñas, sin embargo, y en nuestra opinión, existe una diferencia más que notable en estabilidad y tracción respecto a una 29’’.

En acción

A pesar de ser una bici de vainas largas, con 440 mm -hay algunas 29er, por ejemplo la HT de Specialized, que las tienen más cortas-, la bicicleta se nota ágil y con un rápido paso por curva. A esto hay que sumar la elevada rigidez vertical -y lateral también- del cuadro Pro SL, que hace que la bicicleta tenga un comportamiento muy racing y directo. El pedalier queda cerca del suelo, 300 mm, una distancia que por otro lado tampoco hace que toques constantemente con los pedales en piedras y escalones. Este pedalier bajo y la pipa de dirección de 115 mm de altura hace que esta Pro SL sea realmente ágil. Por lo demás, la transmisión XT ofrece un estándar de funcionamiento excepcional, con un doble plato 40×28 que está en perfecta sintonía con el perfil racing de esta bici. Los frenos XT son excepcionales, un punto fuerte sin duda en el equipamiento de esta bici, sobre todo cuando se comparan bicicletas que montan otras marcas de frenos.

A favor

  • Dinamismo, agilidad
  • Suavidad y fiabilidad en la transmisión Shimano
  • Buen equilibrio peso-rigidez

En contra

  • Precio sensiblemente elevado a tenor del equipamiento, cuadro y resto de la competencia

Ficha técnica

Massi
PRO SL 27,5”
3.499 euros
9,775 kg (sin pedales)
100 mm
CUADRO
Material: Carbono UHM
Tallas: S, M, L y XL
Garantía: 2 años
SUSPENSIONES
Horquilla: Magura TS8 27,5’’
Amortiguador: —
TRANSMISIÓN
Pedalier: Shimano XT HollowTech II / 40-28 / Bielas 175 mm
Casete: Shimano XTR / 11-36
Cadena: Shimano HG54
Pedales: No incluidos
Mandos de cambio: Shimano XT
Cambio: Shimano XTR Shadow Plus
Desviador: Shimano XT
RUEDAS
Llantas: Sin especificar, 32 radios
Bujes: Sin especificar, eje 15QR delantero, cierre rápido, 9 mm el trasero
COMPONENTES
Neumáticos: Schwalbe Rocket Ron 650b / 25,5×2,10’’
Frenos: Shimano XTDiscos: 180 mm delantero y 160 mm trasero
Manillar: Massi LTC / 680 mm
Potencia: Massi LTC / 110 m / +-6º
Dirección: Massi Tapered
Tija de sillín: Massi LTC / 31,6 x 400 mm
Sillín: Massi

MÁS INFO
Casa Masferrer, 93 846 34 44, cmventas@casamasferrer.com

 

Galería de fotos

Fotos: S. Romero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.