Esta es la pregunta que surge si de manera injustificada, el cambio te falla aleatoriamente.

Llega el momento entonces de echar un vistazo a la puntera. A veces por una caída, otras por apoyar la bici sin cuidado en cualquier lugar y hacer que el peso recaiga sobre el cambio, los motivos pueden ser varios.

Que la puntera se doble es por tanto algo más que habitual, devolverla a su posición original puede ser imposible en algunas ocasiones, pero algo factible en otras, aunque la operación no deja de ser algo delicada.

Te explicamos como hacerlo y no fracasar en el intento.

Estas son las herramientas necesarias para rectificar la posición de la puntera: Un calibrador de la puntera y llaves Allen para desmontar el cambio.

A. EL PRIMER PASO A REALIZAR ES BAJAR DE LA BICI Y MIRARLA POR DETRÁS.
Tendremos que imaginar dos líneas, una de referencia, que es paralela al eje vertical de la rueda, y la otra es el eje de la de la patilla del cambio.
Si las dos no son paralelas, ya tenemos detectado el problema. Que sepas en todo caso que la patilla ya ha hecho su trabajo y se ha doblado para evitar que se parta el cambio.

B. ¡AHORA SÍ QUE NOS VAMOS A ENSUCIAR LAS MANOS!
Usaremos una llave allen de 5 mm, y con ella desmontaremos el cambio. Recordamos que para apretar se gira en el sentido de las agujas del reloj, y para aflojar o liberar, en sentido contrario. De esta manera, extraemos el tornillo que une el cambio con la patilla del cuadro.

C. ÉSTA ES LA HERRAMIENTA QUE NECESITAMOS PARA ENDEREZAR LA PUNTERA.


Tiene una parte que se enrosca en la puntera (mano derecha) y una barra donde corre el comparador que hace el trabajo milimétrico con la rueda (mano izquierda).

D. UNA VEZ TENEMOS LA HERRAMIENTA COLOCADA.
Usamos el comparador para ver el punto más cercano a la rueda. En ese mismo punto, estiramos hacia fuera moderando la fuerza, para no romper la puntera.
Hay que notar la respuesta que da la patilla, observar cómo se desplaza y dosificar la fuerza que aplicamos para no romperla.

E. DESPLAZÁNDOSE A LO LARGO DE TODA LA CIRCUNFERENCIA QUE DESCRIBE LA HERRAMIENTA.

Ajustamos el milimétrico para que el vástago apoye en el aro en cualquier punto de la rueda. Es un trabajo minucioso y que requiere un buen ojo para que la patilla quede perfecta.

F. NO TODAS LAS PUNTERAS SE PUEDEN ENDEREZAR.
A veces ocurre que se crean microfisuras, otras veces se rompen presionarlas con la herramienta y otras que pierden su rigidez, así que es muy recomendable tener una de repuesto.


Cada bici usa un modelo exclusivo de puntera, así que si quieres tener la que te corresponde, debes pedirla, lógicamente, haciendo referencia al modelo y año de tu bici.
www.biciclinic.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.