Merida siempre ha estado ligada a unos colores corporativos que la convierten en todo un imán para los que se fijan en los equipos de competición. La Big Nine Carbon te puede hacer sentir en cada pedalada que eres un profesional más. Te será muy difícil salir a pedalear tranquilamente. ADN de campeona.

Cuadro

El cuadro de la Merida es uno de los mejor trabajados del comparativo. Todos los acabados son impecables, y aunque sólo tenga guiados internamente los cables de cambio, todo está en su sitio. El cuadro es muy parecido al tope de gama Superlite, pero este último cuenta con unas vainas más cortas, está rebajado ligeramente de peso y lleva eje trasero pasante X-12. Por lo demás es prácticamente igual.

En el cuadro encontramos los detalles técnicos habituales. como el tubo de dirección conificado, y otros no tan habituales pero muy positivos como el desviador de anclaje directo. Eso sí, echamos de menos el eje de pedalier Press Fit. Como pasaba en la Massi, éste viene con cazoletas convencionales. El resto no tiene ningún pero, ya que la calidad de construcción del cuadro es soberbia. Lleva pegado un adhesivo protector en la zona inferior del tubo diagonal y una pequeña pletina metálica en la vaina derecha para que la cadena no dañe el carbono. Además, cuenta con anclaje postmount directo en el disco de freno trasero. Los tirantes cuentan con la tecnología Flex-Stay, que permite la absorción de vibraciones, aumentando el confort en marcha, y la verdad es que la Merida es una de las bicis más confortables del comparativo. Es muy importante que revises la talla, ya que la 17” que probamos a partir de 1,75 m de altura se queda justa, es mejor llevar una 19”.

Cómo va

La Merida tiene dos comportamientos en una misma bici. Me explico. Por un lado, es un tanto vertical de ángulos, tiene un tubo horizontal de 596 mm en talla M, y si colocas la potencia invertida, tendrás unos muy negativos 17°. En este aspecto, la Merida es pura competición. Además, un manillar tan estrecho como el que lleva de 660 mm hace que de dirección sea un tanto difícil de manejar. Digamos que con esta configuración todo es pedaleo y setting de competición. Por otro lado, con la potencia positiva la posición se vuelve mucho más cómoda, pero seguimos echando de menos un manillar más ancho. Sea de un modo u otro, la Merida es cómoda, absorbe bastante bien las vibraciones, pero principalmente por horquilla y ruedas resulta un poco pesada. Aun con este peso, el mismo que la Giant, se muestra estable y bastante noble en general.

La horquilla Tower de Manitou absorbe muy bien bajando y bloquea perfectamente –la que mejor bloquea de todas– a la hora de subir. El bloqueo es firme y muy rígido. El pulsador de desbloqueo no es del todo ergonómico porque te puedes confundir con la palanca de cambio, con lo que conviene que pruebes en varias posiciones hasta encontrar la suya. El resto de los componentes no dieron ningún problema. Ni los frenos, que son unos Shimano sencillos, los 552, ni la transmisión, centrada en el Shimano SLX. Con el potencial que tiene el cuadro sería interesante que este modelo contara con una horquilla un poco más ligera, así como con un juego de ruedas más a la altura. No nos dieron ningún problema en absoluto, pero es una pena no poder aprovechar al 100 % el rendimiento que nos puede dar un cuadro de carbono de tanta calidad.

Si quieres ver más imágenes de este modelo, ve a la galería de fotos. Y si quieres ver la ficha técnica, pincha aquí

2 Respuestas

  1. jose

    ruedas seria lo primero a mejorar, sobretodo por el peso. Con unas juego de ruedas calidad media (500 €) le quitarás casi 1 kilo a la bici

    Responder
  2. Jrm

    Hola. Tengo la Mérida del artículo desde hace 3 meses y es mi primera bici de BTT. Me gustaría saber que componentes son susceptibles de mejora y por que modelos. Gracias

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.