Se esperaba un sprint en Vila-Seca y finalmente lo ha sido, pero no ha tenido los actores habituales. Sí el vencedor más plausible, que no era otro que Michael Matthews. Entre los hombres rápidos, y pese a que no es un velocista al uso, el ‘aussie’ es el corredor de mayor talla que hay en la ronda catalana. Poca discusión admite eso.

Matthews se convierte de este modo en el primer ciclista de esta Volta que repite triunfo. Sin embargo, ha etapa ha tenido suspense hasta la mismísima línea de meta, porque Phil Bauhaus le ha puesto las cosas más que complicadas.

Después de anular la fuga del día, el pelotón enfilado por Movistar y Astana se ha dirigido a Vila-Seca a toda mecha, completamente estirado -en fila de uno, de hecho- y buscando algún corte que pudiese coger desprevenida a gente de la general. Finalmente eso último no ha sucedido, pero la tensión se ha respirado hasta el último momento.

Cazados Formolo y Miguel Ángel López, que habían abierto unos metros al salir de una rotonda, se ha lanzado un sprint en el que, por ejemplo, Enric Mas ha empezado tercero. Así de ordenado ha sido. Matthews se ha puesto rápido en cabeza, pero Phil Bauhaus ha conseguido alcanzarle la punta de velocidad y quitarle centímetros hasta ponerse prácticamente al par.

Ninguno de los dos ha celebrado la etapa al entrar en meta y ha tenido que ser unos minutos después cuando Matthews, ya sí, pudiera festejar su segunda victoria en la presente Volta. La general queda como estaba a falta de Montjuic.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This