Las circunstancias han hecho que en Astana, Miguel Ángel López tenga que dar un paso al frente. Sin Aru, el equipo kazajo se queda sin su mejor ‘caballo’ para las grandes vueltas. Así que el joven colombiano que despuntó en la pasada Vuelta a España -con etapas en Calar Alto y La Pandera- y Jakob Fuglsang tendrán que repartirse las carreras para dar presencia a la formación celeste en pruebas por etapas.

No es fácil suplir a corredores del carisma y nivel de Vincenzo Nibali o el propio Aru. En cualquier caso, ‘Superman’ va a apostar por el Giro de Italia y la Vuelta. En la recientemente acabada concentración de Calpe ha trazado el camino hasta la ‘Corsa Rosa’. Un trayecto más o menos clásico entre los corredores que prepararán la cita, por lo que López se encontrará con muchos de los que serán sus rivales en el Giro.

Debut en Omán

El próximo 13 de febrero tendrá lugar el estreno del ciclista colombiano en el Tour de Omán. Un poco más tarde que en 2016, la última temporada en la que pudo empezar en fechas normales, pues este año no pudo hacerlo hasta Suiza al arrastrar las secuelas de su dura caída en Ézaro. El periplo por los países del Golfo seguirá en el Abu Dhabi Tour (21 al 25 de febrero) antes de llegar a Europa.

jakob-fuglsang-dauphine-alberto-contador-richie-porte-chris-froome

Tirreno-Adriatico será su primera prueba de fuego donde estará con muchos de los que luego serán competidores también en mayo. Tras ese primer bloque, López hará un parón de casi mes y medio hasta llegar al Tour de los Alpes, que este año se presenta durísimo. Será su última carrera antes de empezar en la Grande Partenza de Jerusalén.

“Estoy psicológicamente mejor que nunca”

Por su parte, Fuglsang será quien se enfoque al Tour d Francia. Una carrera que le gusta pero en la que sólo ha entrado una vez al Top10 general. Allá por 2013, cuando terminó séptimo. En el portal anglosajón Cyclingnews, el danés ha asegurado estar en su mejor momento mentalmente tras una inyección de confianza la pasada temporada. “Hubo un momento en el que no sabía si podría ser líder de nuevo”, ha explicado.

En este 2017 sorprendió ganando el Dauphiné con una autoridad apabullante sobre los corredores que después se iban a medir en el Tour. Sin embargo, tuvo que abandonar en la decimotercera etapa: “Sé que soy bueno trabajando para otros, porque lo he hecho prácticamente en todos los terrenos, pero el Tour es el Tour. Habrá espacio para los dos y estoy muy motivado por poder liderar a Astana”.

Fuglsang tendrá, a sus 32 años, una nueva oportunidad para intentar colarse en el podio del Tour. Este año ha logrado cuatro victorias: la general y dos etapas del Dauphiné, así como un parcial en el Tour of Almaty, ya en la fase final del año. Veremos qué tal le sale a Astana su primera temporada sin un jefe de filas italiano.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This