La etapa ha sido un verdadero infierno. Almería y Murcia tienen fama de ser sitios ya semidesérticos, donde la lluvia sólo aparece muy de vez en cuando y no para ratos largos. Pues ha tenido que ser a finales de agosto cuando caiga la mayor tormenta de los últimos años. Bienvenida para paliar una sequía que se estaba convirtiendo en grave, pero desde luego que a los ciclistas no les ha tenido que hacer demasiada ilusión.

Por si eso fuera poco, en Calar Alto se unían a las condiciones de lluvia un viento de costado criminal y el frío propio de cualquier día nublado a 2.200 metros de altitud. Entre esto, los 10 días que llevamos de carrera y el cambio de terreno, que pasaba de puertos cortos y explosivos a esfuerzos largos, estaba cantado que se iban a producir verdaderas explosiones. Como así ha sido.

El vencedor ha sido un Miguel Ángel López a quien le hacía falta este triunfo para serenarse y dejar clara su condición de corredor de brillantísimo futuro que aspirará a todo dentro de realmente muy poco. De hecho, por lo visto hoy tal vez sea el mejor de Astana en Madrid, por delante de un Fabio Aru que por ahora está mostrándose bastante discreto. El Tour pesa en las piernas.

Nibali resiste a Froome

El único ‘gallo’ que ha resistido junto a Chris Froome ha sido Vincenzo Nibali, que ahora es el segundo de la general a 1’19” del anglokeniano. Primero con un ataque junto a Contador a 11 de meta y, después, con otro intento en los dos kilómetros finales. Su equipo ha asumido el rtimo de selección en el pelotón. Finalmente, Froome ha llegado a su rueda y le ha ganado en el sprint en meta, quitándole dos segundos de bonificación.

bmc-peloton-almeria

El pelotón cruza el Desierto de Tabernas bajo un aguacero. Foto: PhotoGomez Sports

Entre los españoles, buena etapa de Contador a quien, no obstante, le ha faltado de nuevo un poco para disputar. López atacó a 1,5 kilómetros de meta con mucha fuerza, “he atacado donde quería” diría después, y el madrileño no pudo seguirlo. Nibali y Froome ya iban por delante y le han sacado unos segundos más. No obstante, Contador ya es noveno en la general a 3’55” de Froome… pero a 1’22” de Esteban Chaves, que cierra las posiciones de podio. El madrileño también ha lanzado un ataque para aclarar la general: “Vi que muchos iban en la cuerda y preferí hacer el esfuerzo de atacar”, ha dicho después.

Peor fortuna ha tenido David De la Cruz, que ha sufrido un pinchazo justo cuando Bahrain-Merida había puesto ya el ritmo selectivo en la cabeza del pelotón. Con calma, a ritmo y sin cebarse, ha sabido limitar las pérdidas y ahora es cuarto en la general. Entre otros ha pasado –en la etapa- al propio Chaves y ahora se queda a sólo tres segundos de él. Sin el pinchazo, tal vez estaría cerca de Nibali. Nunca lo sabremos, pero lo que está fuera de toda duda es el buen rendimiento del catalán.

Chaves sufre, BMC se hunde

La cruz de la moneda ha sido para Orica y BMC. Todavía los australianos han aguantado el tipo gracias a Esteban Chaves y, sobre todo, a un gran Jack Haig que le ha hecho un trabajo inmenso. Pero el colombiano se ha dejado más de minuto y medio en la cima almeriense, primera de las tres en Andalucía. Tercero ahora, pero con varios corredores a pocos segundos –De la Cruz a tres, Kelderman a cuatro y Zakarin a cinco-, tiene una crono que le juega muy en contra.

Peor aún le ha ido a BMC. Al empezar el día tenían a Roche tercero y Van Garderen quinto en la clasificación general. Después de Calar Alto, ambos están fuera del Top10. En concreto, el irlandés es 11º y Tejay 12º, ambos empatados a tiempo, a 4’45” de Froome. Mañana viene un final de nuevo complicado en Antequera tras subir al Torcal, aunque no se esperan diferencias entre los favoritos. El puerto está a 17 de meta, por lo que pinta a jornada para fugas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This