Milán-San Remo: la primavera en verano

“Es la carrera más fácil de terminar y la más difícil de ganar”. Lo dice Mark Cavendish (Bahrain-McLaren), que algo sabe. Conquistó la Milán-San Remo en su primera aparición, a los 24 años, pero desde entonces no se ha vuelto a subir al podio. A los 34 ni siquiera está entre los inscritos. La clásica más larga del calendario es tan predecible en su resolución, normalmente al esprint, como imprevisible por el amplio abanico de favoritos en la salida.

Como Cavendish, todos los velocistas desean la Classicissima, una prueba de resistencia y desenlace vertiginoso que ronda las siete horas de duración y desde 1907 celebra la llegada de la primavera. No será así en el año de la pandemia que lo paró todo: el primero de los cinco Monumentos ciclistas se disputa el segundo sábado de agosto, en pleno verano. Y no es el único cambio en una prueba caprichosa, de contrastes y recuerdos.

Recorrido

La Milán-San Remo parte desde el Castello Sforzesco, antigua fortaleza medieval en la capital de la industria y la moda en Italia, una gran urbe que simboliza la fractura económica entre el norte y el sur del país. El trazado habitual varía por vez primera después de 110 ediciones. Y es que la segunda parte del recorrido, que normalmente atraviesa la Riviera ligure, se ha visto alterada por la negativa de la provincia de Savona a acoger el paso de la carrera.

Se echarán de menos el mítico Passo del Turchino, con su angosto y húmedo túnel, testigo de ataques legendarios en otra época, y los capi (Mele, Cervo y Berta), pequeñas cotas que anticipaban el tramo decisivo. En su lugar, la carrera discurrirá por el interior, superando dos novedosos y largos ascensos, testimoniales y de desgaste: Niella Belbo (20km al 3% de pendiente media) y Colle di Navia (3.9km al 3% en su parte más alta).

De Milán a San Remo, 305 kilómetros de trazado inédito

Ya en la provincia de Imperia y sobre la ruta original aguarda un desenlace archiconocido, con la Cipressa (5.6km al 4.1%), sin grandes pendientes y demasiado lejos de meta para un ataque en solitario, y el Poggio (3.7km al 4%), cuya cima se encuentra a solo cinco kilómetros de la llegada. No sería la primera vez que algún aventurero rompiese la volata con un rápido y peligroso descenso camino de la decadente San Remo, que evoca a la dolce vita, de playa, ristorante y casino.

Nombres propios

La combinación de gran fondo, ligeras subidas y bajadas técnicas multiplica el número de candidatos, desde los hombres más rápidos del pelotón hasta los cazadores de mayor pedigrí. Arnaud Démare (Groupama-FDJ), vencedor de la Milán-San Remo en 2016 y ganador el pasado miércoles en la Milán-Turín, Fernando Gaviria (UAE-Emirates), que se reencontró con el triunfo en la Vuelta a Burgos, Caleb Ewan (Lotto Soudal), Sam Bennett (Deceuninck-Quick Step) y Elia Viviani (Cofidis) son los principales favoritos en un hipotético esprint.

Demaré, ganador en 2016, llega en un buen momento. Foto: RCS MEDIAGROUP

Peter Sagan (BORA-hansgrohe), Oliver Naesen (Ag2r La Mondiale), Mathieu van der Poel (Alpecin-Fenix), Sonny Colbrelli (Bahrain-McLaren), Davide Cimolai (Israel Start-Up Nation), Wout Van Aert (Jumbo-Visma), Michael Matthews (Sunweb), Niccolò Bonifazio (Total Direct Energie), Giacomo Nizzolo (NTT Pro Cycling), Nacer Bouhanni (Arkéa-Samsic) y Alexander Kristoff (UAE Emirates) son otros nombres a tener en cuenta para una llegada en grupo.

En la lista de salida estarán tres campeones recientes como Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step), Vincenzo Nibali (Trek-Segafredo) o Michal Kwiatkowski (INEOS), además de Philippe Gilbert (Lotto Soudal), Matteo Trentin y Greg Van Avermaet (CCC Team), Alexey Lutsenko (Astana), Alberto Bettiol (EF Pro Cycling), Matej Mohoric (Bahrain-McLaren) o Tiesj Benoot (Sunweb), solo por citar a algunos de los posibles agitadores en la Cipressa y el Poggio.

Alaphilippe, vencedor la última primavera. Foto: RCS MEDIAGROUP

Los españoles

Gorka Izagirre, Alex Aranburu, que firmaron un doblete en el reciente Tríptico Lombardo, y su compañero Omar Fraile (Astana), Iván García Cortina (Bahrain-McLaren), gran esperanza para las clásicas de menos tradición en nuestro país, y Héctor Carretero (Movistar Team) forman la escasa representación española.

Otros datos de interés

La Milán-San Remo se podrá seguir en directo a través de Eurosport y la llegada está prevista entre las 18:05 y las 18:50 horas. La cuenta de Twitter oficial de la prueba es @Milano_Sanremo y el hashtag homónimo es #MilanoSanRemo

Dorsales oficiales

Palmarés

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.