“Machines Made for Racing”, éstas son las siglas de la marca, una declaración de principios e intenciones. MMR es una marca asturiana que desde 2008, de manos de la empresa Sport Life Style, se ha caracterizado por ofrecer bicis con una elevada relación calidad y precio. Y es que la marcas jóvenes aprietan ofreciendo al usuario cada vez gamas más competitivas. En este mismo número tratamos dos marcas muy jóvenes, pero que están haciendo las cosas muy bien, la Silverback o la propia MMR sirven de claro ejemplo de ello. Y es que estaremos de acuerdo en que un cuadro rígido, de aluminio 7005, funcionará en gran parte en función de la calidad de los componentes con la que la vistamos. La Kendo 50 es exponente de esta filosofía: horquilla RockShox de aire, transmisión Shimano con cambio XT y frenos hidráulicos por poco más de 1.000 euros. Competitiva en prestaciones y en precio. La mejor manera de abrirse hueco en el mercado.

¡Hay donde elegir!

La Kendo pertenece a una familia numerosa y extensa de bicis rígidas del catálogo de MMR. La Kuma y Kuma Start están creadas para bikers más noveles. La Woki y la Kendo, para usuarios más experimentados y que requieren mayores prestaciones (la gran diferencia entre ambas versiones principalmente es el aluminio del cuadro).

Por último, una gama más agresiva y deportiva, que la completan los modelos Zen y Rakish. La gran diferencia radica en la geometría, tecnología y material de fabricación del cuadro. La Kendo 50 que hemos estado probando es una bici más cómoda que las rígidas de 26” de las que provengan la mayoría de los potenciales compradores. Es el paso lógico. Su tubo superior es bastante corto, lo que nos hace adoptar una posición bastante erguida de nuestra espalda. Además lo combinan con potencias cortas que avivan la manejabilidad de la bici. Si a eso la sumamos la estabilidad y tracción de las ruedas de 29”, tenemos una bici muy agradable de llevar. Su compacta distancia entre ejes la dotan de un carácter a la vez deportivo y ágil, pero a su vez, cuando adoptamos una conducción más agresiva en tramos rápidos, la bici muestra algo de nerviosismo.

No olvidemos que la Kendo es una bici con geometría cómoda y no tan deportiva como podría ser la Rakish o la Zen. Es una bici que te ayuda a traccionar en las subidas y bajadas más empedradas con comodidad, pero que nadie espere de ella un bólido de carreras, porque no está confeccionada para ello, aunque su buena planta, grafismo y componentes nos puedan hacer pensar lo contrario.

MMR KENDO 29er 50

MMR KENDO 29er 50

Vísteme despacio…

… ¡que tengo prisa! La primera de las virtudes de la Kendo 29er 50 es la de montar una horquilla RockShox Reba de aire, lo que cambia la personalidad y funcionamiento de la bici. Básico. Nos permite ajustarla a peso y velocidad de rebote, además de contar con el bloqueo remoto por cable, muy cómodo y prácticamente infalible. Lo peor es que las cotas de rigidez y torsión habrían sido superiores, con un eje pasante de 15 mm o si la pipa de dirección del cuadro fuera cónica. Pero no se puede tener todo por un precio tan ajustado. Lo que sí pudimos configurar fue su transmisión y optamos por el 2×10 coronado por un cambio trasero Shimano XT. Los experimentos en casa y con gaseosa. Un elemento que nos denota el mimo con el que han realizado el montaje es la potencia, el manillar y la dirección Ritchey, realizada expresamente para MMR. Todos los detalles de montaje parecen cuidados. Nos ha gustado también la posibilidad de tubelizar las ruedas, ya que viene ya montada con el kit, lo que no nos ha gustado tanto son la cubiertas. Si bien la franja blanca de los Schwalbe Rapid Rob estéticamente le dan un plus a la bici, su funcionamiento en condiciones de seco y para un usuario de nivel medio no nos parece el más adecuado. En condiciones de seco, la rueda delantera pierde tracción con demasiada facilidad; algo más de taco con más perfil y agresivo las dotaría de un poco más de agarre. Además no son tubeless ready, por lo que sus flancos son muy débiles y propensos a pinchazos. Por lo demás, sus frenos son funcionales y Shimano, una garantía de buen funcionamiento. Sus pastillas metálicas y el calor no ayudan a tener un mejor tacto de frenada, pero actúan con solvencia. Los puños MMR los hemos encontrado algo duros; en cambio, el sillín Selle Italia, de lo más cómodo, su nariz chata e inclinada nos permite movilidad y su tupido acolchado, comodidad para nuestros isquiones.

MMR KENDO 29er 50

MMR KENDO 29er 50

En conclusión

La Kendo es un modelo altamente recomendable y que por su excelente calidad-precio copará las listas de los bikers que buscan y comparan hasta la saciedad el mejor montaje para un presupuesto ajustado. Muy apetecible para los usuarios que quieren dar el salto al nuevo diámetro de rueda o bien para bikers que ya han dejado atrás la fase de iniciación y demandan una bici con cara y ojos, de menor peso y de mayores prestaciones para acometer salidas de más dificultad. No olvidemos que cuanto mejor son nuestros componentes, mejor es el control sobre nuestra bici y, en consecuencia, afrontamos tramos técnicos con mayor seguridad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.